8N: nuevo banderazo en el Obelisco y Plaza de Mayo

Fue en defensa de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. También se criticó el acconar del Gobierno nacional ante la pandemia.

Este domingo se realizó en diversos puntos del país un banderazo contra el Gobierno nacional y en defensa de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. En la Ciudad de Buenos Aires hubo manifestaciones al pie del Obelisco, en el cruce de las avenidas 9 de Julio y Corrientes, y en la Plaza de Mayo (ambos sitios en la Comuna 1).

La convocatoria fue hecha, bajo el nombre 8N, en redes sociales por Patricia Bullrich, presidenta del PRO y exministra de Seguridad de la Nación. Apoyaron otras figuras de la política y ciudadanos independientes.

La manifestación incluyó diversos reclamos, como la independencia de poderes, el respeto a la Constitución, la seguridad y la situación económica. Sobresalió el rechazo a las políticas públicas del Gobierno nacional ante la pandemia.

En particular, se pidió por la continuidad en sus cargos de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli. Más allá del entramado legal y técnico, los manifestantes pedían el respeto a la República y que Alberto Fernández y Cristina Kirchner no interfieran con magistrados que investigan hechos de corrupción.

Esta jornada incluyó críticas a la vacuna contra el Covid-19, en particular a la diseñada por Rusia. Argentina compró 25.000.000 de unidades a este país, según informaron autoridades nacionales.

Pese a que Alberto Ferández estaba en Bolivia por la asunción del presidente Luis Arce, hubo protestas frente a la Quinta de Olivos. Entre los manifestantes con cacerolas, estaban los economistas Javier Milei y José Luis Espert y Juan Carlos Blumberg.

En pandemia hubo otras manifestaciones de este tipo: el 25 de mayo, el 20 de junio, el 9 de julio, el 1°, 17 y el 26 de agosto, el 13 y el 19 de septiembre, y el 12 de octubre. Suelen convocarse en fechas patrias.

La fecha elegida para la protesta evoca un enorme cacerolazo producido el 8 de noviembre de 2012, donde miles de personas criticaron las políticas públicas durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner al frente del Poder Ejecutivo de la Nación.