A 10 años de su asesinato, proponen que la calle donde mataron a Mariano Ferreyra lleve su nombre

Se trata de Pedro de Luján, entre Río Limay y Santa Elena, en el barrio de Barracas, donde el joven militante del Partido Obrero fue ultimado por una patota sindical que atacó a los manifestantes con armas de fuego.

La legisladora porteña Lorena Pokoik presentó un proyecto para que la calle Pedro de Luján, entre Río Limay y Santa Elena, en el barrio porteño de Barracas (Comuna 4) lleve el nombre de Mariano Ferreyra.

El 20 de octubre de 2010, Ferreyra participaba de una manifestación junto a trabajadores tercerizados de la ex línea ferroviaria General Roca cuando fue asesinado por una patota que respondía a José Pedraza, dirigente sindical de la Unión Ferroviaria (UF) y contaba con la complicidad de funcionarios de la Policía Federal Argentina, según determinó la Justicia.

“Creo necesario homenajearlo a él y a su lucha, modificando el nombre de la calle Pedro de Luján, entre las calles Río Limay y Santa Elena, por el de Mariano Ferreyra. Un homenaje que comprende a Mariano pero también a su familia que, al cumplirse 10 años de su asesinato, y más allá que en este caso se hizo justicia, el vacío para su mamá y su hermano Pablo, sigue siendo enorme”, destaca la diputada porteña Lorena Pokoik.

“Pablo (Ferreyra) fue compañero de bancada de nuestro espacio político en el período 2013 -2017, y además, es mi amigo, y él siempre hizo hincapié en que el mejor homenaje a Mariano era militar y trabajar para que las demandas de la lucha de su hermano se encarnen en legislación o política pública”, agrega Pokoik. “Este homenaje intenta abrazar a Mariano, pero también a Pablo y a toda la familia que supieron llevar adelante este difícil momento con el pedido de justicia, una herida difícil de cerrar, a pesar de que la justicia en este caso llegó de manera contundente”, agrega la diputada.

Cabe destacar que en los años posteriores al asesinato de Mariano se trabajó para ampliar y reconocer derechos. Sin embargo, el debate acerca de la tercerización es aún una deuda pendiente.

“La asignación de nombres a diversos espacios públicos tiene como fin perpetuar en la memoria de la sociedad un hecho o una figura cuyo recuerdo resulta de importancia en tanto que expresan valores que siempre debemos tener presentes y la historia de Mariano no podemos olvidarla nunca, porque es ejemplo de convicción y de lucha”, dijo legisladora porteña.

Además, Lorena Pokoik, presentó un proyecto de declaración para rendir homenaje a Mariano a diez año de su muerte y espera que sea aprobada por unanimidad este jueves 9/10 en la sesión ordinaria de la Legislatura porteña “Ninguna fuerza política debería abstenerse de sancionar un homenaje a un joven que fue asesinado por luchar por más derechos” finalizó.