Aerolíneas Argentinas suspendió a 376 trabajadores en represalia por haber realizado medidas de fuerza gremial

Este miércoles, Sindicatos Aeronáuticos Unidos darán detalles de nuevas acciones y sostuvieron que mantienen en pie su plan de lucha. Se esperan demoras desde temprano en la mañana.

Aerolíneas Argentinas suspendió a 376 empleados por “abandono o retención de tareas” durante las medidas de fuerza realizadas del pasado 8 de noviembre, que desembocaron en la cancelación de 258 vuelos tras más de 10 horas de movilización gremial.

El conflicto original surgió porque los sindicatos de aeronavegantes reclaman la aplicación a su remuneración de una cláusula gatillo correspondiente al mes de septiembre. La paritaria contemplaba un aumento del 17% con cláusula de ajuste automática por la inflación: esto es, que en caso de el incremento inicial fuera superado por la el IPC, los salarios deberían ajustarse según ese indicador oficial.

La cláusula se activó a partir de mayo y regía hasta el 30 de septiembre, cuando vencía el convenio. Los gremios reclaman la compensación del 6,5% correspondiente al IPC de ese mes, mientras que la empresa admite no haberlo pagado en razón de que, al momento de abonarse los salarios, aún no se conocía el indicador, y que desde entonces debe discutirse el nuevo convenio.

El conflicto se endureció en las últimas semanas, y tras los últimos episodios de protesta gremial, la empresa determinó suspender a ese grupo de empleados por entre 10 y 15 días, “según el nivel de afectación al servicio”.

Según aclararon fuentes de la empresa al diario La Nación, las suspensiones se realizarán “en forma escalonada para no afectar la operación de la empresa”.

Asimismo, Aerolíneas informó que descontará las horas no trabajadas a todos aquellos que participaron de las asambleas.

Las suspensiones fueron comunicadas hoy a través de un telegrama y se dirigen a los empleados de las áreas de tráfico (mostradores), contact center, rampa, mantenimiento y pilotos.

Durante este mes, se realizaron tres asambleas por parte de los gremios aeronáuticos. Dos de ellas, el 2 y el 16 de noviembre, fueron encabezadas por el gremio de la Asociación Argentina De Aeronavegantes (AAA) y duró aproximadamente tres horas. En tanto, el reclamo del 8 de noviembre se extendió por más de 10 horas, con lo que la empresa lo consideró una “medida ilegal” o un “paro no declarado”.

Por su parte, los gremios expresaron en un comunicado que “se adoptarán medidas de acción directa con afectación de actividades y asambleas en puestos de trabajo”, cuya extensión y modalidad se especificarán en una conferencia de prensa en Aeroparque mañana a las 7 de la mañana.

La medida la llevan adelante la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), liderada por Ricardo Cirielli; la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), de Edgardo Llano; la Unión Personal Superior Aeronáutico (UPSA), de Rubén Fernández; la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), que encabeza Pablo Biró y la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA), Genaro Trucco.

“Los Sindicatos Aeronáuticos Unidos llevaremos adelante un plan de lucha en el que se adoptarán medidas de acción directa con afectación de actividades y asambleas en puestos de trabajo en pos de la regularización de esta problemática”, indicaron en el comunicado.

Aún no hay reprogramaciones ni un plan para organizar posibles atrasos o suspensiones en los vuelos, ya que no se conocen en detalle los alcances de la medida.

“desde los sindicatos