Agronomía, Mataderos, Liniers y Nueva Pompeya son los barrios que más encarecieron el valor de sus propiedades en 2018

Son datos de Properati y OikosBsAs. Los valores cayeron en Boedo y Villa Riachuelo.

Durante 2018 las propiedades aumentaron en promedio 7,3%, en dólares según un estudio de la plataforma inmobiliaria Properati y la consultora económica OikosBsAs, quienes afirmaron: “El precio en pesos de las propiedades acumuló un alza superior al 110% en 2018, contrayendo sobremanera la toma de créditos indexados”. Los barrios donde más aumentos se registraron fueron Agronomía (17,4%), Liniers (25,1%), Mataderos (18,5%) y Nueva Pompeya (35,5%).

Los barrios con más aumento fueron: Núñez (6,8%), Colegiales (7,1%), Retiro (7,7%), Villa Ortúzar (9,3%), Chacarita (8,2%), Villa Devoto (10,9), San Telmo (14,6%), Agronomía (17,4%), Villa Luro (14,3%), Liniers (25,1%), La Paternal (11,9%), Villa General Mitre (12,9%), Flores (9,3%), Parque Chacabuco (7,1%), Barracas (15,7%), Villa Santa Rita (8,7%), Balvanera (8,4%), San Cristóbal (11,8%), Floresta (13,1%), Villa Real (8,9%), Versalles (11,4%), Vélez Sarsfield (10,4%), Mataderos (18,5%), Parque Avellaneda (8,1%), Nueva Pompeya (35,5%), Villa Lugano (6,8%).

En menor medida, hubo subas en Puerto Madero (1,0%), Palermo (3,9%), Belgrano (5,4%), Recoleta (3,4%), Villa Urquiza (4,9%), Coghlan (6,5%), Saavedra (6,6%), Villa Crespo (5,9%), Caballito (5,0%), Villa Pueyrredón (1,2%), Almagro (6,6%), Parque Chas (0,3%), Villa del Parque 3,1%), Monte Castro (4,6%),Monserrat (5,9%), San Nicolás (1,6%), Constitución (2,7%), Parque Patricios (4,7%), La Boca (5,2%), Villa Soldati (1,9%).

Hay dos barrios que registraron retrocesos en su precio en dólares: Villa Riachuelo (-0,3%) y Boedo (-5,2%).

Según el estudio, el metro cuadrado cotizó en promedio en U$S2.809.

Los precios más altos, para enero de 2019, se registraron en el corredor norte: Saavedra (U$S3.047), Villa Urquiza (U$S3.327), Coghlan (U$S3.257), Núñez (U$S3.781), Colegiales (U$3.440), Belgrano (U$S3.900), Palermo (U$S4.100), Recoleta (U$S3.613), Retiro (U$S3.356) y Puerto Madero (U$S6.674).

En el corredor del centro hay prcios de entre U$S2.200 y U$S2.800: Agronomía (U$S2.729), Villa del Parque (U$S2.604), Boedo (U$S2.345), Flores (U$S2.426), Floresta (U$S2.267), Villa General Mitre (U$S2.472). se le suma Barracas, que está al sur, con un precio de esta franja: U$S2.388.

En la franja sur hay precios entre U$S1.000 y U$S2.100: La Boca (U$S1.832), Villa Lugano (U$S1.424), Mataderos (U$S2.065), Nueva Pompeya (U$S1.761).

“Durante el mes de diciembre, el precio de venta promedio en dólares mostró un alza del 0,3%, cortando una serie de tres caídas mensuales consecutivas. De esta manera, 2018 cerró con una variación interanual del 7,3%, cayendo desde máximos del 15,2% mostrados a mitad de año, confirmando el significativo cambio de tendencia en el sector”, sostienen los autores del estudio.

“El driver que más se destaca detrás de la fuerte desaceleración es la marcada caída de la demanda de propiedades, dada la inestabilidad cambiaria de los últimos meses, todo en un entorno donde el precio en dólares de las propiedades, como vimos, se ubica casi un 7% por encima de los registros de 2017. Así, de esta manera, el precio en pesos de las propiedades acumuló un alza superior al 110% en 2018, contrayendo sobremanera la toma de créditos indexados, dado que el sueño de la casa propia, por el momento, se ha tornado mucho más lejano. El último dato de actos de compra-venta en CABA mediante créditos hipotecarios así lo confirma: durante el mes de noviembre, la caída interanual alcanzó el 82%”, añaden Properati y OikosBsAs.

Las propiedades porteñas se encarecen, pese a que haya menos demanda. Sobre la compra-venta, reportados por el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, los mismos mostraron una caída del 46% interanual, lo que evidencia la retracción del sector.

El Colegio llegó a informar que en noviembre de 2018 las operaciones de compra-venta con créditos hipotecarios habían caído 87%.

También se informó que el sector de la construcción se encuentra en retroceso. El Índice Construya de diciembre mostró una caída interanual del 31,8% para la serie desestacionalizada, la más alta del año. “Así, se espera que el sector continúe a la baja para el inicio de 2019, dejando muy atrás la tendencia alcista mostrada a inicios de 2018”, concluyó Juan Ignacio Fernández, consultor de Oikos Buenos Aires.