30 casos de coronavirus entre los 39 testeos realizados en el Barrio 31

En total suman 151 casos en el asentamiento de Retiro.

Fueron relevados este martes 30 casos de coronavirus entre los 39 testeos realizados este martes por autoridades porteñas y de la Nación en el Barrio 31, informaron fuentes de Salud de la Ciudad de Buenos Aires. Al comienzo de la jornada eran nueve.

Los positivos fueron trasladados a hoteles dispuestos por la CABA, mientras que siete dieron negativo y regresaron a sus hogares. Según datos oficiales, hay por los menos 151 contagiados en este asentamiento de Retiro (Comuna 1).

Los 23 casos restantes aguardan en el Hospital Durand los resultados de sus muestras, que se analizan el Instituto Malbrán y estarán disponibles durante este miércoles, agregaron las fuentes porteñas. Las 39 personas con síntomas habían sido trasladadas hoy en micros desde el Barrio 31 a la Unidad de Aislamiento Transitorio (UTA), que forma parte de las Unidades Febriles de Urgencia (UFU), donde esperaban los resultados de las muestras analizadas en el Malbrán.

Los nueve pacientes diagnosticados con el nuevo coronavirus, que transitarán la enfermedad en los hoteles a los que fueron trasladados, forman parte del grupo de 39 personas con síntomas, provenientes de 158 hogares del Barrio 31, en los cuales las autoridades sanitarias porteñas y nacionales entrevistaron hoy a 496 vecinos.

A través de un comunicado, las organizaciones territoriales convocaron para este miércoles a una conferencia de prensa que tendrá lugar en el Centro de Desarrollo Emprendedor y Laboral (CEDEL) de la Villa 31, donde denunciarán que ” a 13 días de la confirmación del primer caso de Covid-19″ en ese barrio “los contagios aumentaron en forma exponencial y ya hay que lamentar una muerte”.

“Hay sectores enteros del barrio que llevan 11 días sin acceso al agua, insumo esencial para la prevención de los contagios y para la supervivencia frente a la pandemia, pero la respuesta del gobierno porteño es insuficiente”, agregaron. En esa dirección, Walter Córdoba ( Barrios de Pie) dijo que le exigirán al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta “el protocolo de prevención y contención” el cual “debe incluir que se garantice el agua corriente en todo el barrio, un aumento en la distribución de alimentos e insumos de higiene y testeos para quienes estuvieron en contacto con contagiados”.

El Centro de Estudios Sociales y Legales (CELS) emitió este comunicado: “En los últimos días la epidemia de Covid-19 llegó a los barrios más pobres de la ciudad de Buenos Aires con un contagio mucho más acelerado que el que se registró en cualquier otro barrio porteño: en menos de dos semanas los casos pasaron de cero a más de 200 y seis personas murieron por esta enfermedad”.

“Así como en el país las medidas de aislamiento generales se tomaron temprano con resultados favorables, en estos barrios se está llegando tarde. Con las estrategias dispuestas hasta ahora la situación se volvería rápidamente dramática. La demora de más de 10 días en restablecer el suministro de agua en parte de la villa 31 es un ejemplo del desamparo que se vive en estos barrios, sólo que en esta oportunidad tuvo mayor visibilidad por la protesta de sus habitantes. Los anuncios de nuevos esfuerzos coordinados para la gestión de la epidemia en estos barrios pueden comenzar a paliar el impacto de la enfermedad pero deben enmarcarse en una política específica sostenida y con recursos suficientes para que la gravedad de la situación habitacional no consolide el impacto desigual de la intervención estatal. Hasta ahora, la ausencia de una intervención diferencial resultó en una tasa de contagios en villas y asentamientos mucho mayor que la del resto de la ciudad”.

“Las condiciones de vulnerabilidad de los barrios populares multiplican el riesgo de circulación del virus. Más allá de las modalidades comunitarias que se implementaron, las medidas generales del aislamiento social preventivo y obligatorio son insuficientes para gestionar la epidemia una vez que llega a las villas y asentamientos. Dado que en el país más de tres millones de personas viven en villas y asentamientos, es indispensable establecer una política nacional y local de gestión de la epidemia en esos lugares”.