Alberto Fernández criticó a la CABA: ”Los distritos con clases presenciales juegan con fuego”

El presidente de la Nación dijo que “la circulación es un problema y que educación genera circulación”. Agregó que los resultados del confinamiento estricto entre el 22 y 30 de mayo se verán “en dos semanas”.

El presidente de la Nación Alberto Fernández criticó este lunes a las administraciones de la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza por retomar las clases presenciales. “Están jugando con fuego y lo que lamento es que ese fuego va a quemar a la gente, a los argentinos y las argentinas de cada uno de esos lugares”, expuso el jefe de Estado.

“Me tenía que poner a discutir con esas provincias. El riesgo es muy grande. En Alemania, cuando hay 150 personas cada 100.000 habitantes contagiados se suspenden las clases presenciales. En estos lugares de los que estamos hablando la tasa de incidencia es de 600/700 casos, es cuatro veces por lo menos la tasa que marca Alemania para suspender las clases”, añadió el presidente.

En particular, confrontó con el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta: “Está visto que la educación moviliza alrededor del 35% de lo que circula diariamente en Buenos Aires y el Gobierno de la Ciudad lo sabe. Por eso dice ‘bueno, que vuelva la escuela primaria y la secundaria hasta primero y segundo año’. Entonces, es verdad que la circulación es un problema y que educación genera circulación porque si no volvería todo”.

“Cuando tomamos medidas de esta naturaleza tenemos que esperar 15 días para saber exactamente el éxito o no de la medida. Entiendo que los casos a partir de esta semana deberían empezar a bajar como consecuencia de la primera medida que tomamos, aquella que disponía que el cierre de la circulación se cortaba alas 20. Y los efectos de este confinamiento los vamos a ver en dos semanas, pero entiendo que poco a poco deberían bajar los casos”, dijo en una entrevista en radio 990.

“Advierto que la situación no es simple y con esto solo no se arregla, es necesario seguir sosteniendo al máximo la menor circulación posible, tratar de que la gente circule lo menos posible por las calles. Pasamos ahora a una etapa más accesible, pero ese confinamiento menor no quiere decir que las cosas estén bien, quiere decir que hay que seguir cuidándose, evitar la circulación y evitar el contacto o la cercanía entre la gente porque estamos viendo que es un virus que mutó su cepa y que ataca gente entre 40 y 70 años”, agregó Fernández.