Alertan que hay una superpoblación de detenidos del 250% en comisarías y alcaidías porteñas

Si bien hay 258 plazas en CABA para alojar a los arrestados en sus primeras horas, en la actualidad se registran 643 detenidos en estas dependencias porteñas.

En las comisarías y alcaidías de la Policía de la Ciudad hay 258 plazas habilitadas para alojar detenidos hasta que se resuelva su situación procesal, entre las primeras 48 o 72 horas. No obstante, en la actualidad fuentes oficiales registran 643 detenidos en las dependencias porteñas.

Desde la comisaría o alcaidía se los traslada a la U28 de Tribunales y de ahí al penal. No obstante, en el presente hay problemas por la gran cantidad de detenidos. Los fichajes se extienden y en algunos casos los policías deben dar vueltas en patrullero esperando que se desaloje una celda.

Por su parte, la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) publicó en mayo de este año un informe que revela que “durante 2020 se registraron 17.384 detenciones judiciales-policiales de personas mayores de 18 años derivadas a comisarías y alcaidías” de la Policía de la Ciudad, consigna Infobae.

Además, 9.761 de estos arrestos se produjeron en los 234 días que duró el ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio), entre el 20 de marzo y 8 de noviembre y 2.551 durante el distanciamiento, del 9 de noviembre al 31 de diciembre.

En CABA se extienden las estadías en lugares no capacitados para arrestos de semanas o meses y por eso la PPN interpuso un hábeas corpus. No obstante, María Laura Garrigós de Rébori, interventora del Servicio Penitenciario Federal, asegura que este organismo “cumple con su tarea” y que “es mentira que no recibe” a detenidos de CABA.

Por otra parte, el asesor del área de Centros Transitorios Judiciales de Detención, Juan Iraizoz, recorrió este mes la Comisaria Vecinal 1 Bis, la Alcaidía Comunal N°12 y la Comunal N° 1 que pertenecen a la Policía de la Ciudad.

En un comunicado afirmó: “Estas dependencias son carácter transitorio y no tienen las prestaciones mínimas y requerimientos con las que cuentan los complejos penitenciarios y cárceles, respecto del espacio en el que deben vivir como el acceso a condiciones dignas de detención. En los distintos lugares recorridos se encontraron problemáticas comunes: sobrepoblación y deficiencias con respecto a la alimentación y la atención médica”.