Almagro: buscan desalojar a 40 familias de un histórico asentamiento

Hace un mes hubo un incendio y decenas de personas no pudieron ingresar de vuelta a sus hogares.

Este sábado a la tarde se hizo una olla popular para rechazar que el seis de septiembre se desarrollará el desalojo de las 40 familias que desde hace décadas viven en el asentamiento de Gallo y Corrientes, en el límite entre Almagro (Comuna 5) y Balvanera (Comuna 3). Estuvieron presentes centros culturales de la zona y la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

El 28 de julio se incendió parte de este asentamiento y 16 familias quedaron en la calle. Luego, por un presunto peligro de derrumbe, otras dos más quedaron impedidas de ingresar al inmueble. Desde entonces muchos se han mudado a la localidad bonaerense de Moreno, a la Villa 31 de Retiro (Comuna 1) o a otros hoteles de la zona.

Los herederos de los dueños originales, a través de un apoderado, impulsan el desalojo ante el Juzgado Nacional en lo Civil N° 39, cuya jueza es María Victoria Pereira. La primera fecha del desalojo era el 28 de agosto y luego se pospuso para el seis de septiembre. Descuentan que luego se harán desarrollos inmobiliarios. La causa viene desde 2001 y tuvo distintos letrados.

Paula Villani es abogada con el patrocinio de todos los vecinos y señala: “Las familias que sufrieron el incendio recibieron el subsidio de emergencia de $2.500 y recién para el 17 de septiembre les dan turno para acceder a los habitacionales (entre $2.000 y $4.000). Los hoteles de Capital Federal están colapsados. Cuesta mucho conseguir entrar. Son familias ensambladas, necesitan varias habitaciones y no hay cupo para estar todos juntos”.

“Se pide que el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) inicie los trámites de dar créditos hipotecarios para algunas de las familias” que fueron desalojadas por el incendio. Las familias que todavía no fueron desalojadas piden “la prórroga del desalojo para diciembre para poder mudarse a Provincia de Buenos Aires o al Interior y que los chicos terminen el ciclo lectivo”.

“El Gobierno porteño entrega los subsidios recién cuando la gente está en situación de calle, es decir cuando son desalojados. Esa es una situación de riesgo por el contexto actual y por los aumentos en los precios consecuencia de la devaluación reciente. Si así pasa pone a las familias en una situación de vulnerabilidad”, añadió.

A principio de agosto, el legislador porteño Sergio Abrevaya (GEN) presentó un proyecto de resolución para pedir datos oficiales al Poder Ejecutivo de la Ciudad sobre el incendio en Gallo y Corrientes. Busca saber cuáles fueron las intervenciones del Gobierno porteño y si dio algún tipo de solución y asistencia a los damnificados.

“La Realidad, es que hoy las familias, con niños incluidos, habitan en la vereda de dicho lugar, a la intemperie, en época invernal y sin encontrar al día de hoy, de asistencia de organismos del Gobierno de la Ciudad. Entre las consecuencias más graves de este incendio, 4 niños de corta edad fueron hospitalizados por quemaduras e intoxicaciones; a los pocos días fueron dados de alta y debieron reintegrarse a sus familias pero viviendo a la intemperie”, añade.

“Las pérdidas materiales son totales para cada familia; enseres, muebles, vestimenta y demás se han perdido; y encarar la reubicación en otro lugar, alquilar, hotel u otro tipo de alojamiento en familias de bajos recursos, es casi imposible y casi condenados a vivir en la Calle”, concluye.