Ante Alberto Fernández, Rodríguez Larreta pidió abrir más comercios minoristas y permitir mudanzas en la próxima etapa del aislamiento

Fue este jueves, tras la reunión del mandatario porteño con el ministro del Interior. El 10 de mayo termina la etapa actual de la cuarentena.

Este jueves a media mañana el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se reunió en la Quinta de Olivos con el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y le presentó las propuestas del GCBA para flexibilizar el aislamiento desde el 10 de mayo, con el foco puesto en el comercio minorista y a escala barrial. Según trascendió ambos mandatarios, junto al gobernador bonaerense Axel Kicillof, en breve encabezarán un acto oficial para dar a conocer que el aislamiento entra en una nueva fase, con más actividades exceptuadas, y se extiende hasta el 24 de mayo.

El jefe de Gobierno porteño le había pedido al Gobierno nacional permitir que los negocios gastronómicos tengan la modalidad take away (esperar por un pedido en la puerta del negocio) ya que hoy solo se permiten los deliverys y que reabran negocios minoristas de escala barrial, como mueblerías, jugueterías, casas de decoración, librerías (que hoy solo hacen entregas domiciliarias). Así lo había plasmado este miércoles ante el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro. También se habla de permitir las mudanzas, ya que muchos contratos vencieron de alquiler vencieron durante el periodo del aislamiento.

Según Perfil, no se descarta que haya salidas recreativas en la CABA. Una idea para no saturar las calles es permitirlas a ciertas horas solo los fines de semana, y segmentar a la población mediante el DNI.

Otro de los pedidos, que viene desde algunas semanas, que hace Ciudad es rehabilitar la construcción privada. Todavía no hay precisiones y suena como lo más probable que solo se habiliten excavaciones o demoliciones, por motivos de seguridad.

Este jueves el presidente recibió también al gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. Tras hablar con varios mandatarios, Nación está dispuesta a habilitar tras el 10 de mayo la actividad industrial en más de 10 sectores como indumentarias, calzado y cuero, caucho, plásticos y químicos, papeleras. Si bien el grueso de las industrias están afincadas en el conurbano, permitirían la actividad también dentro de CABA.

Uno de los asuntos también a analizar la posibilidad de incluir momentos de esparcimiento para los ciudadanos porteños. Al tratarse de un centro urbano de gran densidad, las autoridades capitalinas prefirieron mantener los controles estrictos e impedir las salidas recreativas para caminar una hora diaria a 500 metros a la redonda del hogar, tal como lo habilitó el presidente hace 15 días y encomendó a las autoridades locales a tener la última palabra sobre este asunto.

En muchas regiones del país se permitieron pequeños movimientos de este tipo, pero en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) hay circulación comunitaria del virus, lo que significa que se pueden infectar quienes no hayan viajado al exterior ni hayan estado en contacto con infectados.

Fuentes oficiales porteñas aseguran que esta semana el movimiento de automóviles ha sido mayor y se asemeja al de un día hábil previo al aislamiento (79% de autos en los accesos a la CABA).

Ante esta situación, optan por tomar medidas concretas como la que se discute junto a autoridades del Ministerio de Transporte de la Nación para regular los horarios y evitar que haya grandes aglomeraciones a bordo de vagones de tren o en los colectivos. viajar a pie o con más personas que la cantidad de asientos por unidad fue algo que ocurrió durante todo el aislamiento, tal como lo denunciaron los usuarios.

La apertura económica por parte del Gobierno nacional es un hecho. Este jueves sumó nuevas actividades como profesiones liberales (abogados, contadores públicos, corredores inmobiliarios, etc.) y peluquerías en Gran Mendoza, Partido de General Pueyrredón, Salta, Gran Santa Fe y Gran Rosario. Es porque la baja cantidad de contagios no representa un gran riesgo para la población.