Apareció Magalí, la chica de 12 años se había escapado de su casa adoptiva

La chica de 12 años era buscada intensamente en la villa de San Isidro pero “estaba con un joven”, según confirmó el comisario Angel Becerra, jefe de investigaciones.

magal

La información fue confirmada por padre adoptivo de la adolescente. La chica se encuentra en una comisaría de la zona, en buen estado de salud.

Según la denuncia de los padres, Magalí estaba sola en su casa porque su padre había salido a hacer unos trámites, y a las 19.08 llamó desde su celular a su padre y cuando el hombre atendió sólo escuchó que del otro lado del teléfono su hija lloraba pero no le dijo ninguna palabra.

Siempre según lo declarado en la causa, el padre llamó de inmediato a su mujer y le dijo: “Algo le pasa a Magalí, andá para casa”.

A las 19.15, Magalí volvió a usar su teléfono celular, esta vez para llamar a su madre, a quien sólo le dijo: “Vení urgente”.

Los padres de Magalí estaban finalizando el trámite de su adopción, ya que convivía con ellos desde hacía 6 años en una casa de Las Lomas de San Isidro, agregaron.

La niña cursa en el Colegio Santa Magdalena de la localidad bonaerense de Olivos, en el partido de Vicente López.

Los padres, identificados como Ignacio Hermida y Carolina Escobar, radicaron la denuncia ayer a las 20.30, casi una hora y media después de que la chica desapareciera.

Los investigadores tienen en su poder un video de un complejo de viviendas cercano a la casa de la adolescente desaparecida, donde a las 19.17, es decir dos minutos más tarde del llamado que le hizo a su madre, se la ve pasar a Magalí caminando y apurando el paso.

La causa fue investigada por el fiscal Marcelo Fuenzalida, de la Unidad Funcional de Instrucción de Violencia de Género y Delitos Conexos a la Trata de Personas de San Isidro.

Voceros judiciales indicaron a Télam que Fuenzalida ya puso a trabajar a varios comisarios de la plana mayor de la policía bonaerense en el caso y a los detectives de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro.

El fiscal también dispuso que intervengan en la búsqueda los perros rastreadores de la policía bonaerense en las cuadras que rodean la vivienda de la familia.

La niña se llama Magalí Andrea Bravo, nació el 7 de febrero de 2002, y proviene “de una familia desintegrada con varios hermanos que fueron dados en adopción”, informaron a Télam las fuentes.