Avanza la construcción de una pista de skate profesional en el Velódromo de Palermo

A través de un convenio de padrinazgo acordado con el GCBA, la empresa de indumentaria Vans invertirá en un skatepark para uso gratuito. Se llamará Vans Skatepark Buenos Aires.

Vans Argentina puso en marcha la construcción de una pista de skate profesional y para ser utilizada de manera gratuita en un predio tan conocido como poco utilizado: el velódromo ubicado en el Parque 3 de febrero de la ciudad de Buenos Aires.

En alianza con el gobierno porteño, la marca de ropa urbana con presencia internacional hará de ese espacio históricamente abandonado un nuevo lugar de encuentro para los

El skate porteño vive su mejor momento

“Hace dos años que venimos pensando cómo hacer un aporte real a la cultura del skate que exceda lo que ya hacemos, que es organizar campeonatos con premios en efectivo y patrocinar atletas; en ese momento fue cuando nos cruzamos con el ministerio de Ambiente y Espacio público de la Ciudad, que a través de su programa de padrinazgos nos ofreció el terreno del velódromo para construir un skatepark profesional”, relató Nicolás Braun, Gerente de Marketing de Vans Argentina, en declaraciones al sitio Apertura.com.

“El velódromo es patrimonio histórico de la ciudad de Buenos Aires. No se puede demoler y tampoco se puede usar para el ciclismo porque tiene fallas estructurales de construcción. Las tribunas originales si se tuvieron que demoler porque se estaban derrumbando. El ovalo se va a refaccionar, pintar y dejar como un monumento. Dentro del mismo se va construir un espacio recreativo de distintas disciplinas. Nuestro skatepark es parte de este proyecto que esta impulsando el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Tengan en cuenta que este predio esta abandonado hace 50 años y la intención es recuperarlo”, cuenta la empresa a sus seguidores de su página de Facebook.

El Velódromo de Palermo se transformará en un parque para deportes

“Las tribunas se tuvieron que demoler por peligro de derrumber, pero como el ovalo no se podía demoler, se convirtió en parte del plan de obra”, explica el ejecutivo. Y agrega: “Entonces fue que hicimos el trato con el gobierno, en el que nosotros le donábamos un skatepark de modalidad bowl y ellos nos cedían el uso del espacio por 5 años y sin cobrarnos canon de publicidad”.

El proyecto no sólo tuvo que conseguir enamorar a las autoridades porteñas, sino también a los más altos ejecutivos de la marca a nivel local e internacional. “Desde 2013 que en Argentina la licencia de Vans es de Grimoldi, una marca que no tiene vínculo con el skate y a la que le pedimos que invierta una cifra millonaria para el proyecto”, destaca Braun. La obra también cuenta con el apoyo de Vans Estados Unidos, que si bien no aportará una ayuda financiera, sí dio el aval para usar la marca y prometió estar presente cuando el predio se inaugure –instalando así la posibilidad de recibir la visita de alguna estrella internacional del deporte urbano vinculado a su identidad.

Sobre la disponibilidad de skateparks locales, el cerebro de este proyecto comenta: “Si bien hoy en día hay varios espacios en todo el país, son muy pocos los que están auditados por skaters. Muchos fueron construidos como una maniobra política para captar a la juventud, que aunque sean ‘mejor que no tener nada’, siempre terminan construyéndose con obras con sobrepecios”.

Según Braun, el Vans Skatepark Buenos Aires va a permitir realizar campeonatos internacionales y atraer a figuras de otros países, además de brindar a los atletas nacionales tener un lugar para entrenar, cuando hasta el día de hoy tenían que viajar a Brasil para encontrarlo.

La pista, diseñada por el arquitecto y skater Tulio Gines, tendrá una extensión de 530 metros cuadrados y una profundidad máxima de 3,57 metros. “Además del uso obligatorio de casco y la firma de un deslinde de responsabilidad, los skaters van a poder usar el parque dentro de un horario específico”, adelantó Braun.

La fecha de inauguración está prevista para el mes de noviembre.