Barracas: continúa el acampe frente al IVC por la muerte de una vecina de la VILLA 21 – 24

En la Legislatura porteña elevaron un pedido de informes.

Se cumple el octavo día de acampa de vecinos de la Villa 21 – 24 de Barracas (Comuna 4), de miembros de la Corriente Villera Independiente y militantes del MP La Dignidad frente a la sede del Instituto de Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires (IVC) en Finochietto 435. Es porque el 6 de abril murió electrocutada Gilda Cañete, una vecina del asentamiento.

Este lunes a las 18 iba a haber una charla donde iban a participar Eduardo Reese (Cels); Sebastian Tedeschi (Prof. De la Facultad de Derecho de la UBA); Ivana Socoloff (UBA-CONICET-CCCoop); Ing. María Eva Koutsovitis (Coordinadora de la cátedra de Ingeniería Comunitaria- FIUBA/UBA. Frente Salvador Herrera); Horacio Avila (Proyecto 7); Sandra Sanchez (Arq. Investigadora CONICET. Prof. FADU/UBA).

En tanto, el legislador de Unidad Ciudadana Mariano Recalde presentó un proyecto de resolución para elevar un pedido de información oficial al Poder Ejecutivo porteño. Pide datos  sobre las obras realizadas hasta el momento en la Villa de Barracas. Pide datos certeros sobre el pasillo de la Manzana 5, Casa 68, donde murió Gilda. Pide averiguar si habrá trabajos futuros.

Para defender el pedido, Recalde asegura: “Históricamente las villas de la ciudad fueron privadas de servicios básicos como agua, cloacas y tendido eléctrico, obligando a los vecinos a instalar como pudiesen la infraestructura necesaria para el sostenimiento básico de los mismos, en la mayoría de los casos, de forma precaria y con alto riesgo para la salud de ellos mismos”.

“En el año 2010, producto los constantes cortes de luz y luego del incendio de una casilla de madera ante el desprendimiento de un cable energizado, vecinos del barrio, conjuntamente con una ONG, y la Defensoría de la CABA, interpusieron una acción de amparo a fin de obligar al Gobierno de la Ciudad a que elabore un plan de adecuación del tendido eléctrico del barrio. Si bien hubo varias reuniones entre el gobierno y los actores involucrados, nunca se llegó a implementar tal plan. De hecho, tanto los vecinos como las ONG involucradas vienen denunciando desde el otorgamiento de la cautelar el sistemático incumplimiento de la sentencia por parte del Gobierno de la Ciudad. El riesgo eléctrico, lejos de haberse atenuado, se ha ido agravando año a año, como se observa en el aumento constante de los cortes de luz, cortocircuitos y finalmente el trágico episodio del viernes 6 de abril pasado”, añade el legislador.

Apenas producida la muerte de Gilda, desde la Corriente Villera informaron: “El 6 de abril nuestra compañera Gilda murió electrocutada por obras mal hechas por el gobierno. Gilda Olmedo Cañetes era una trabajadora de la economía popular, vivía en la villa 21 de Barracas y militaba en la Corriente Villera Independiente, porque entendía que la salida era organizarse y luchar para cambiar las condiciones de vida a la que los malos políticos nos someten, esas malas condiciones que la mataron”.

“Para que no haya muertes por negligencia de los gobiernos y de los organismos estatales y porque luchamos por una vida digna, acampamos por tiempo indeterminado en el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) -Finochietto 435-. Queremos respuestas, queremos barrios dignos”.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

También podría gustarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

error: