Barracas: vecinos en varias manzanas de la Villa 21 – 24 no tienen acceso a agua potable

Un estudio de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la FIUBA confirmó que hay bacterias.

Vecinos que habitan las manzanas 24, 25 y 29 de la Villa 21 – 24 del barrio porteño de Barracas (Comuna 4) solo tienen acceso a agua contaminada con bacterias, es la conclusión de un estudio hecho por la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la Facultad de Ingeniería de la UBA.

La Junta Vecinal de la Villa convocó a los especialistas, quienes analizaron la calidad del agua que sale de las canillas en los hogares de las citadas manzanas.

Los vecinos contaron a Canal Abierto que es frecuente que desde las canillas de las viviendas no salga agua. En el caso de que haya, contiene olor cloacal, color amarillo y sedimentos.

El estudio de la FIUBA dice que el agua es “no potable” y  detalla: “Durante el relevamiento físico pudo constarse la presencia de olor cloacal en el agua de consumo de las viviendas visitadas de las Manzanas 24 y 25, así como también en una canilla pública ubicada sobre Osvaldo Cruz próxima a la calle Lavarden”.

“El resultado de las tres muestras confirma la contaminación bacteriológica del agua de consumo en las Manzanas 24 y 25 de la Villa 21-24 y determina que la misma es NO POTABLE. El 100 % de las muestras analizadas presentan resultados similares y compatibles con el relevamiento físico realizado”, añade el estudio.

“A continuación, y para dar cumplimiento a lo establecido por el Poder Judicial de la Nación el 26 de diciembre de 2018 (“Mendoza, Beatriz Silvia y otros c/Estado Nacional s/ejecución de sentencia”), se detallan un conjunto de medidas para que los organismos competentes implementen de manera urgente: 1) Elaborar un diagnóstico detallado de la problemática sanitaria en las manzanas afectadas. El diagnóstico deberá incluir: a. Relevamiento físico exhaustivo de la infraestructura sanitaria de agua potable y cloacal en las Manzanas 24, 25, 29 y en todos los sectores donde las familias informen que el agua presenta olor cloacal. b. Relevamiento físico de todos los conductos principales cloacales y de agua potable que abastecen a la zona afectada. c. Mapeo detallado de la problemática sanitaria utilizando encuestas sanitarias y análisis de la calidad del agua de consumo implementando protocolos físico-químico y bacteriológicos”.

“Hasta tanto se lleve a cabo el diagnóstico, se identifiquen con precisión las causas de la contaminación bacteriológica y se adopten las medidas estructurales correctivas: a. Deberá garantizarse a todas las familias de la zona afectada (Manzana 24, 25, 29 y en todos los sectores donde los vecinos indiquen que el agua presenta olor cloacal) agua potable segura mediante el llenado de los tanques domiciliarios y la entrega adicional de sachets de agua. Especialmente deberá garantizarse a todos los comedores comunitarios de la zona la entrega de agua potable segura. b. Deberá implementarse un protocolo de actuación para informar respecto a la problemática sanitaria detectada y brindar pautas claras de manejo y alerta respecto al agua de consumo a todas las familias localizadas en la zona afectada. c. Realizar relevamientos/controles de salud periódicos a las familias localizadas en la zona afectada”.

“Diseñar e implementar, hasta tanto el servicio sanitario sea regularizado y operado por la prestadora AySA S.A., un sistema de monitoreo de la calidad, presión y continuidad del servicio de agua corriente en toda la Villa 21-24. Se recomienda, con una frecuencia bimestral, analizar mediante la aplicación de protocolos de calidad físicoquímicos y bacteriológicos 6 puntos de muestreo por Manzana”, concluye la FIUBA.