Berni propuso bloquear los accesos a Ciudad pero la Provincia lo desestimó

El secretario de Seguridad bonaerense dijo que la Ciudad dispuso la apertura de más comercios, pero que los empleados de los mismos son ciudadanos de Provincia, lo que para él representa un riesgo sanitario.

El secretario de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, dijo que llegado el caso no descarta bloquear los accesos entre la Ciudad de Buenos Aires y suelo bonaerense. Es ante una disparada de casos de coronavirus.

De todos modos, la ministra de Gobierno de la Provincia, María Teresa García, aseguró que “no está considerado eso”. “No se ha considerado nunca. Jamás fue motivo de conversación. Lo desmiento”, sostuvo ante La Red.

El lunes por la noche, Berni dijo que las dos jurisdicciones (CABA y Provincia) con el mayor número de contagios en el país “tienen realidades sanitarias distintas”. “Hoy no hay que blindar a la Capital Federal. Mañana, no sé. Y el que lo diga, miente”, dijo el ministro en Animales Sueltos (América).

“(Amurallar la Ciudad, como propusieron algunos intendentes) es una metáfora. A mí me interesa cómo sigue el día a día. Esto es una cuestión del día a día del control epidemiológico”, dijo el funcionario.

“La Ciudad vive del comercio. La Provincia vive de la industria manufacturera. Entonces, la Capital Federal pone los comercios y la Provincia pone la gente que va a trabajar. Esto me hace acordar a la metáfora de Estados Unidos y México. El 80 % de la droga que se comercializa en Estados Unidos la ponen Colombia y México. ¿Sabe quién pone los muertos? El 80 % de los muertos los ponen Colombia y México. Se comercializa el 80 % en Estados Unidos y los muertos los ponen Colombia y México. Usted me habla de amurallar, yo le respondo con otra metáfora”, dijo.

“Esto quiere decir que la Capital Federal va a poner la actividad comercial y la mano de obra la ponen el segundo y tercer cordón de la Provincia de Buenos Aires y una provincia que tiene una realidad sanitaria completamente distinta”, añadió.

Estos dichos son una continuidad a las diferencias entre algunos intendentes bonaerenses del Frente de Todos, como Mayra Mendoza (Quilmes) o Jorge Ferraresi (Avellaneda), sobre la flexibilización del aislamiento en la CABA con la apertura de más comercios y los paseos al aire libre. Desde Casa Rosada hay respaldo a las medidas que aplica Ciudad, siempre supervisadas por el Ministerio de Salud nacional.