Caballito: el Patio de los Lecheros permance cerrado y peligran 150 fuentes laborales

En la Legislatura porteña se presentó un pedido de informes sobre cómo es la concesión de este predio público.

Los 150 trabajadores del Patio de los Lecheros de Caballito (Donato Álvarez y Bacacay) denuncian la falta de percepción del salario y el impedimento de comunicarse con el concesionario de este predio público porteño, que está cerrado pese a que podría haber reabierto en septiembre. Ante esta situación, el bloque Frente de Todos presentó un pedido de informes en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

En el pedido de informes piden corroborar si “el contrato de concesión del predio establece un canon locativo $116.000” y “qué medidas ha tomado (el GCBA) para proteger el trabajo de las personas empleadas en el Patio de los Lecheros”, entre otros puntos. “La Ciudad de Buenos Aires tiene por obligación constitucional la protección del trabajo en todas sus formas y cuenta con una Dirección General de Protección del Trabajo”, añade el texto elaborado por el FdT.

Emiliano, uno de los empleados afectados, expuso: “Un día llegamos y nos informaron que había cambiado la seguridad de parte de Ramiro Fernández Pazos (quien estaría a cargo de la concesión). No nos dejaron ingresar. Y a partir de ahí nos vimos obligados a dejar de trabajar. Teníamos que pagar proveedores, sueldos y mantener la estructura. Nosotros tenemos contratos de alquiler, queremos seguir”.

Otro trabajador expuso: “Somos 150 empleados, 100 en negro que no cobraron nada, ni el ATP por no estar registrados ni tener ningún tipo de aporte de los empleadores. Y el resto, 50 en blanco, cobramos hasta hace dos meses el ATP. Ahora no cobramos ni tenemos respuesta”.

Ramiro Manuel Fernández Pazos sería la persona a cargo de la concesión de este predio perteneciente al GCBA. Esta persona vive en el exterior y su hermana, María Soledad, sería la apoderada. De acuerdo a las declaraciones de los empleados, Fernández Pazos habría querido romper su sociedad y habría intentado rescindirle el contrato a los locatarios, quienes tienen dos años más de alquiler acordado.

“Ramiro tiene el 80% de las acciones, el restante 20% lo tiene Emiliano Moran, quien administraba. Pero no sabemos dónde está la plata y le hicimos una denuncia por administración fraudulenta. Estamos haciendo un esfuerzo para que (el patio) pueda volver a abrir pero es muy difícil”, dijo el abogado de Fernández Pazos a BAE Negocios.