Camila contó cómo fue violada en un boliche del barrio porteño de Balvanera

Una joven de 19 años denunció que fue violada en el boliche La Negra, ubicado en la zona Congreso, en la ciudad de Buenos Aires.

boliche-1

Buenos Aires, 21 de julio de 2014 – “Yo gritaba un montón y nadie me hacía caso”, contó la chica violada en un boliche, quien precisó en declaraciones a la prensa que, un hombre “Me llevó a un rincón oscuro, me empujó y me tiró al piso. Me puso en cuatro patas y me violó”, dijo la chica, de nombre Camila.

“Tiene ojos celestes y el pelo oscuro”, decía, de espaldas a las cámaras de televisión. “Después vinieron tres amigos y también me violaron. Yo gritaba un montón y nadie me hacía caso. Yo gritaba muy fuerte. Tengo todas las rodillas lastimadas”, narraba sin detenerse, como necesitando dejar un testimonio, ahora sí, de lo ocurrido. Por la noche nadie la escuchó.

“El me decía te vas a callar y te vas a calmar”, contó Camila, entre llantos. “Yo le decía: ‘Por favor no me golpees más, yo no voy a decir nada”. En el boliche a la salida ella pidió ayuda a un patovica, que no la escuchó. Ahora espera una respuesta del boliche -ubicado en la avenida Rivadavia 1910- y de la Justicia.

El hecho, según relató Andrés Bonicalzi, abogado de la joven, ocurrió en el segundo piso del boliche “La Negra”, ubicado en Av. Rivadavia 1910. Allí, tenía lugar una fiesta denominada “Alternativa”, convocada por Facebook.

En un momento de la noche, un hombre se le acercó y allí comenzó su pesadilla. “En el boliche fue abordada por un sujeto de ojos claros, según ella recuerda, quien la tomó de la mano, y por la fuerza la llevó a otro lugar del boliche, que en esas horas estaba muy concurrido, fuerte el sonido y el juego de luces cubrían al degenerado. La chica forcejeaba y este individuo le indicó que no grite porque nadie la escucharía”, contó al portal Precinto 56 Julieta Petite, miembro de la Asociación Víctimas de Violaciones (Avivi).

Ese hombre comenzó a someterla y luego se acercaron tres más, aparentemente amigos del primero, y la abusaron entre todos.

Esta mañana, Bonicalzi explicó ante la prensa que luego de la violación la joven logró huir y pidió ayuda al personal del boliche, que no le prestó atención. “El trato por parte de los empleados del boliche fue muy desdeñable. Intenté ponerme en contacto con los organizadores y con los dueños del lugar, pero no tuve éxito”, aseguró el letrado.

Finalmente, la joven logró comunicarse con su familia, que rápidamente acudió al lugar a socorrerla. “Lo primero que hicieron fue trasladarla al hospital. Luego de hacer la denuncia en la comisaría 6°, el cuerpo médico forense advirtió las lesiones, que incluyen un desgarro en la zona genital”, añadió el abogado.

La víctima se encontraba esta mañana en un hospital porteño, donde todavía se le realizaban exámenes y se la contenía con un grupo de psicólogos.