Caso Pérez Volpin: la familia dijo que el endoscopio causó la muerte y el médico la atribuye a maniobras de reanimación

Enrique Sacco, pareja de la legisladora porteña, y el abogado Diego Pirota, dieron una conferencia en la Legislatura porteña.

A dos meses de la muerte de la legisladora porteña y periodista Débora Pérez Volpin, su familia y el abogado Diego Pirota dieron una conferencia en la Legislatura porteña. Dijeron que el resultado de la autopsia concluyó que hubo una “lesión instrumental en el esófago” y que eso produjo su fallecimiento.

El Cuerpo Médico Forense, según se expuso en la conferencia, dijo que la lesión en el esófago fue tan grande que permitió el ingreso de aire en el cuerpo de Pérez Volpin. Por eso colapsaron distintos órganos. “Con el informe podemos tener una certeza de por qué murió Débora, solo resta saber algunas cuestiones vinculadas a cómo”, dijo Pirota.

Las causas de la muerte, según el letrado, “están en relación directa con una perforación instrumental del esófago torácico con barotrauma, que genera neumomediastino, neumotórax lateral y neumoperitoneo”.

Habría lesiones en el estómago que “son la consecuencia de un barotrauma intragástrico, producto de las maniobras instrumentales endoscópicas, de las de reanimación cardiopulmonar o ambas”.

Enrique Sacco, pareja de Pérez Volpin, dijo: “Este es el día de la verdad que solicitamos y nos comprometimos a dar. Débora era una mujer sana que el domingo anterior había estado nadando. Nos reímos el día de la endoscopía y habíamos quedado en ir a cenar esa noche”.

En nombre de toda la familia, aclaró que no tiene “deseos ni sed de venganza”. Agradeció especialmente a los medios porque ayudaron a que la investigación siguiera adelante. “Creo que han logrado que un juez (Gabriel Ghirlanda) renuncie”, detalló. Asumirá Carlos Bruniard, también como subrogante. La fiscal del caso es Nancy Olivieri.

Eduardo Gerome, abogado de la anestesióloga Nélida Puente, que participó de la intervención en el Sanatorio de la Trinidad, desligó a su cliente de toda responsabilidad. “El informe es categórico. No hay ninguna imputación que se le pueda hacer a la anestesióloga. Las maniobras de resucitación fueron las adecuadas, aunque no fueran efectivas. Cuando se iniciaron, ya era tarde”.

Roberto Churba, abogado del médico endoscopista Diego Bialolenkier que atendió a Débora Pérez Volpin en el Sanatorio de La Trinidad, atribuyó la muerte a maniobras de reanimación.

Agregó: “Se ha hecho una pericia sobre el endoscopio y sabemos que funcionaba bien. Un endoscopio en buenas condiciones no puede producir una lesión cortante, y la lesión instrumental en el esófago se ubica en su parte anterior, y no posterior: el endoscopio accede a la parte posterior. Esa lesión cortante sí puede producirla un laringoscopio, que se usa para intubar durante las maniobras de reanimación. Pero es una lesión que no tiene nada que ver con la endoscopia”.