Cayó una banda de empleados públicos que cobraban $30.000 por podas ilegales: denuncian que también ocurre con las veredas

Tras denuncias de la Comuna 12 y meses de investigación, la policía porteña los arrestó cuando cortaban ramas en Rómulo Naón al 3400.

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires detuvo en el barrio de Saavedra a cinco empleados del Gobierno porteño por hacer podas ilegales.

El arresto se produjo el viernes 9 de marzo. Luego de meses de investigación y a raíz de denuncias vecinales y quejas de la Comuna 12, dio con los responsables, quienes les cobraban a los vecinos hasta $30.000 por retirar árboles, incluso aquellos que están en buen estado.

El fiscal Matías Michienzi titular de la Unidad Fiscal especializada en Materia Ambiental (UFEMA) y a cargo de la investigación. Los imputó por los delitos de daño calificado y por falsificación de documento público (artículos 184 inciso 5 y 292 del Código Penal). Podrían recibir penas de cuatro años de cárcel.

“Queremos determinar los roles de los que intervinieron, sus distintos niveles de autoridad. Es preciso llegar a un diagnóstico claro sobre cómo operaban y desde cuándo”, dijo a Clarín Michienzi.

Al momento del arresto en la calle Rómulo Naón, la policía les pidió identificaciones y papeles oficiales. Ellos las mostraron. Sin embargo, luego se corroboró que la documentación era falsa.

Los cinco hombres trabajan en la Gerencia Operativa de Mantenimiento de Arbolado del Gobierno porteño, dependiente del Ministerio de Ambiente y Espacio Público local. Cuatro integran la planta permanente y el quinto era un chofer contratado por esa área gubernamental.

En otros barrios de la Ciudad en el último tiempo se han hecho denuncias similares sobre el estado del espacio público.

Vecinos de Once puntualizaron que operarios de cuadrillas les han pedido hasta $10.000 por reparar las veredas que estos mismos obreros habían roto rato antes.

Hubo casos concretos en la vereda de la calle Venezuela 2745. Los presuntos operarios le quisieron cobrar el arreglo de vereda a la dueña del Café Marcel. Esta vecina no pagó nada y luego hizo la denuncia ante el Gobierno porteño. Intervino y tomó notificación la subsecretaría de Vías Peatonales. Tiempo atrás hubo otro caso también en la avenida Rivadavia, casi Castelli.

Los vecinos contaron que se acercan operarios con mameluco y les ofrecen reparar la vereda a cambio de dinero. En general se lo hacen a comerciantes cuyo local da a la calle. Los falsos obreros dicen que “les hacen precio” y que la propuesta es para evitar que Ciudad les haga multas.

En la mayoría de los casos, los vecinos no aceptan. Entonces, los falsos operarios se van sin más y no regresan a la zona.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: