Cerró el Burger King de Corrientes y Florida que funcionaba en un palacio del siglo XIX

El local de comidas rápidas estuvo 24 años. La operación inmobiliaria de compraventa está congelada.

Luego de 24 años, el local de comidas rápidas Burger King de Corrientes y Florida (San Nicolás, Comuna 1) cerró sus puertas. Funcionaba en el inmueble que fue el palacio Elortondo-Alvear, edificado a fines del siglo XIX.

La empresa dijo que el cierre fue por una reestructuración. Tras “revisiones constantes del tipo, formato y tamaño de los puntos de venta” decidieron “reemplazar ese local y apostar a nuevas plazas para lograr una mayor distribución y presencia de marca en distintas ciudades”, expusieron.

Dos de esas plazas serán Escobar y La Plata, que inaugurarán sucursal en los próximos días. “Todos los empleados conservaron sus puestos de trabajo y fueron asignados a nuevos locales”, dijeron ante Clarín.

La venta del edificio de Corrientes y Florida estaba pautada para noviembre, pero quedó congelada. Tiene un ingreso lateral, por Florida 386, donde funciona una sucursal de Compumundo.

En el elevado precio del alquiler del Burger King incidían no sólo el tamaño del edificio sino sus características y ubicación. Así es como un lote en el mismo barrio y con el mismo metraje pero sobre la cuadra de Lavalle al 700 es ofrecido en alquiler a menos de la mitad -US$ 20.000- por una de las principales inmobiliarias porteñas. Y otro en Esmeralda al 100, a US$ 18.000, consigna el matutino.

Este es un edificio con elementos neogóticos, inaugurado alrededor de 1880 para que allí vivieran el terrateniente Carlos María de Alvear y su mujer Mercedes de Elortondo. “Es un lugar muy significativo, por su ubicación en una esquina icónica de la Ciudad y porque data de una época cuya arquitectura no se conservó mucho. Además, pese a todas las alteraciones que sufrió, todavía mantiene buena parte del interior y de la parte superior de la fachada”, destaca el arqueólogo urbano Daniel Schávelzon.