Chacarita: la Justicia suspendió el remate La Litoraleña

Desde hace tres años funciona como cooperativa, tras el abandono de los dueños, que reclaman el inmueble. La situación llegó a la Legislatura porteña.

La justicia le dio la razón a los trabajadores de la Cooperativa La Litoraleña, que hacen tapas de empanadasp, y frenó el remate del inmueble ubicado en Girardot 345 (Chacarita, Comuna 15), que había sido dispuesto para este martes por el Juzgado Nacional en lo Civil N°51, a cargo de Silvia Tanzi.

La jueza Valeria Pérez Casado, a cargo del Juzgado Comercial N°18, ordenó la suspensión del remate en forma definitiva. En abril ya lo había hecho en forma temporal.

Desde 2015 los trabajadores se constituyeron en cooperativa luego que el dueño original (Deconti SA) abandonara el lugar con deudas salariales. Sin embargo, nunca dejó de reclamar la titularidad del edificio.

Desde entonces empezaron las presiones para recuperar el inmueble. “Los trabajadores nos hicimos cargo de su recuperación y reapertura como Cooperativa de Trabajo con gestión obrera. Esto luego de sufrir meses sin salarios, despidos sin causa, inoperancia de los organismos del Estado que deberían controlar que se cumplan los derechos laborales y el plan de vaciamiento patronal que destrozó una unidad productiva que funcionaba bien”, señalaron en La Litoraleña.

Maciel Santos, uno de los trabajadores contó a La Izquierda Diario que hace tres años están constituidos en La Nueva Litoraleña: “Durante un año sostuvimos la toma junto a diversas cooperativas y con el apoyo del barrio, exigiendo al Juzgado Comercial N°18que nos otorgue el permiso para poder producir y así garantizar nuestro sustento. Después de un año y medio de una dura lucha conseguimos el permiso laboral y nos conformamos en Cooperativa, con matricula que nos dio el INAE y un permiso judicial para producir hasta mayo del 2019″.

“El viernes nos enteramos que el dueño quiere rematar el inmueble donde estamos trabajando y nos cayó muy mal porque nosotros venimos sosteniendo a nuestras familias con este trabajo. Hay compañeros con mucha antigüedad, muchos con 40 y 50 años de edad y ante la situación del país creemos que conseguir otro trabajo es casi imposible. Queremos seguir trabajando acá en La Litoraleña, donde como yo hay compañeros con 25, 30, 35 años de antigüedad. Toda una vida trabajando en este lugar”, continúa Santos.

En la previa, la legisladora porteña del Bloque Peronista María Rosa Muiños presentó este proyecto de declaración: “La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires expresa su preocupación frente a la situación que atraviesa la Cooperativa de Trabajo La Litoraleña, ante la posible e inminente subasta del inmueble donde funciona la fábrica y expone a sus trabajadores a la pérdida de sus fuentes de trabajo”.

En el Expediente 2484-D-2018 la representante afirma: “Consideramos que si se realiza el remate se pone en peligro las fuentes laborales y la continuidad del trabajo autogestionado que venimos realizando desde hace tres años. Hoy somos 55 asociados a la Cooperativa de Trabajo y nuestros ingresos familiares dependen de su continuidad”.

“El presente proyecto de Declaración tiene por objeto expresar nuestra preocupación frente a la situación que atraviesa la Cooperativa, que representa la amenaza de inminente subasta del inmueble donde funciona la fábrica y expone a sus trabajadores a la pérdida de sus fuentes de trabajo”, concluye Muiños.