Ciudad ampliará el estacionamiento regulado, no cobrará a residentes y reemplazará tickeadoras por apps

Habrá tres empresas operadoras de grúas para acarrear autos mal estacionados.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires envió un proyecto de ley a la Legislatura porteña para estatizar el servicio de estacionamiento regulado. Se eliminarán los parquímetros para reemplazarlos por un mecanismo de pago basado en el uso de la plataforma Whatsapp, a través de “Boti”, el chat del Gobierno porteño; también se podrán “comprar horas de estacionamiento” en negocios, similar a la dinámica con cospeles. Los residentes podrán estaconar gratis a 300 metros a la redonda de sus domicilios. Tres empresas concesionarias se repartirán el territorio porteño para hacer acarreo de vehículos infractores.

El proyecto retoma algunos puntos de la ley aprobada en 2016, por lo cual la cantidad de lugares tarifados se elevaría de 4.000 a 130.000, aproximadamente.

El grupo vecinal Proto Comuna Caballito impulsó un amparo que motivó una nueva ley sobre el uso de los terrenos públicos que iban a ser usados como playas de acarreo. En todos estos años, salvo al inicio del aislamiento donde no se cobró, el sistema de estacionamiento regulado continuó con con la normativa antigua.

El proyecto de ley separa por un lado el sistema de estacionamiento medido (parquímetros cambiados por apps) y el trabajo de las grúas. Las empresas Dakota y BRD se reparten el territorio porteño, pero ejercen con contratos vencidos hace 20 años.

Habrá tres zonas de concesión para la Ciudad, ya que en el presente solo hay dos. La iniciativa estipula que el servicio estará a cargo de tres operadoras y deberán contar con dos playas de estacionamiento para alojar a los autos multados.

Los vecinos residentes no pagarán por estacionar cerca de su domicilio en un radio de 300 metros de la vivienda.

El proyecto fija distintos tipos de tarifa: la simple y la progresiva que regirán para un tope de 80.000 espacios de los 130.000 previstos en la anterior ley; y una especial que se implementará en zonas cercanas a estadios cuando estén programados encuentros deportivos o recitales.

Felipe Miguel, jefe de Gabinete del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, dijo: “Este proyecto busca darles a los vecinos la posibilidad de estacionar, de transitar y resolver algunas situaciones traumáticas en relación con el mal estacionamiento. En ese sentido, una de las primeras resoluciones es la eliminación de los parquímetros instalados en las veredas que serán reemplazados por un sistema que permitirá resolverlo por WhatsApp; los pagos se harán de manera electrónica y, además de la facilidad que esto genera, también elimina costos, obstáculos o elementos en el espacio público, lo que es otra ventaja”.

Juan José Méndez, secretario de Transporte y Obras Públicas porteño, dijo: “El estacionamiento medido va a pasar a ser gestionado por el Gobierno de la Ciudad”.

En 2020 hubo más de 77.000 notificaciones de vecinos por autos mal estacionados. Fuentes del GCBA dicen que las grúas no dieron abasto para resolver cada situación.