Ciudad cobrará en 2021 un impuesto del 1,2% a los consumos con tarjeta de crédito

Así figura en el proyecto de ley de Presupuesto que se envió a la Legislatura porteña.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, mediante el proyecto de ley de Presupuesto 2021, tiene la intención de cobrar 1,2% de impuesto a sellos en los consumos de tarjeta de crédito. La Legislatura porteña tratará el expediente y lo votará en breve.

Fuentes oficiales esperan recaudar con esta medida entre $7.700.000.000 y $10.000.000.0000 en 2021. El argumento oficial es que los ingresos en las arcas públicas disminuyeron por la quita de coparticipación, estimada en más de $50.000.000.000 anuales. El resto se compensará en otros tributos nuevos y en un pronunciado recorte a la obra pública.

Una de las primeras personas en dar a conocer el hecho fuel a legisladora del Frente de Todos Claudia Neira quien señaló: “Nos encontramos con algo que nos llamó mucho la atención: nos cobrarán el 1,2% de impuesto a todo lo que consumamos con tarjeta de crédito, a los porteñas y porteñas. Como ex directora del Banco Ciudad, me gustaría decirle a Larreta que también está dándole un golpe a la bancarización y la inclusión financiera en nuestro distrito. Hasta los débitos automáticos vamos a tener que pensar si mantenemos con este nuevo tributo.Te van a decir que es producto de la quita de la coparticipación y que la culpa es el Gobierno Nacional… Como siempre. Pero, está claro que eligen afectar el consumo de la clase media y a los comercios, mientras el Gobierno Nacional trabaja para reactivar la economía”.

“Fijate que, Juntos por el Cambio, se opone a un impuesto extraordinario a unos pocos millonarios, mientras deciden afectar a la clase media. Miles de porteños y porteñas solo pueden comprarse ropa, zapatos, pagar un viaje e incluso ir al supermercado pagando en cuotas. Hoy en nuestra Ciudad, miles de comercios intentan aumentar sus ventas. En lugar de incentivar el consumo y acompañar a los comerciantes, Larreta decide aplicarles este nuevo impuesto. Menos mal que su sueño de ser Presidente está muy lejos. Si no, pobre nuestro país”.

La Confederación Argentina de Mediana Empresa (CAME) rechazó esta medida. “Lo que generará es mayor informalidad en las ventas y atentará contra la bancarización”, criticó el presidente de la entidad, Gerardo Díaz Beltrán. También subrayó que “sin ninguna duda es otro golpe al consumo”. “Si queremos salir de esta crisis, hay que tomar las medidas inversas, quitando impuestos para generar más trabajo”, indicó. Y fustigó: “Es insólito. Quieren estimular la economía agobiando al que la pone en marcha. En lugar de generar más incentivos para movilizar las ventas y la actividad productiva, le pegamos al cliente”.

El Gobierno porteño también propone la eliminación de la exención al Impuesto sobre los Ingresos Brutos a las LELIQs ($ 10.608 millones de recaudación estimada) y a las operaciones de pases ($ 1.392 millones), una medida que afectará al sector financiero, consigna El Cronista.