Ciudad confirma que hay material cancerígeno en vagones de la Línea B de subtes

Los estudios fueron hechos sobre las formaciones CAF 5000 compradas al Metro de Madrid. A principio de año los metrodelegados habían denunciado esta situación.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires confirmó una denuncia hecha a principio de año por los metrodelegados. Fuentes oficiales concluyeron que las formaciones CAF 5000 usadas en la Línea B (Leandro N. Alem – Juan Manuel de Rosas) contienen asbesto, una sustancia cancerígena. Dijeron que está en sectores internos a donde no acceden los pasajeros.

“Presentamos el Plan de gestión integral de asbesto de la red de subte, en el marco de la comisión conformada junto con los gremios; Metrovías; la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio; y la Defensoría del Pueblo. Este, consiste en la revisión paulatina del material rodante y de la infraestructura de la red, y en dar solución a la problemática en caso de confirmarse una eventual presencia de asbesto. Además, expusimos los resultados del análisis de las formaciones CAF 5000, que confirmaron la presencia de amianto en distintos componentes, fuera de todo contacto con los pasajeros”, dijeron fuentes oficiales.

“De acuerdo al plan, tendrá prioridad el análisis del material rodante, para continuar con las estaciones, talleres y subestaciones. A su vez, habrá tres programas: detección; retiro y disposición final de los materiales; y cuidado de la salud de los trabajadores. Así, esta iniciativa deberá ser desarrollada por el operador -Metrovías- e incluida dentro del sistema de gestión de salud y seguridad ocupacional de la empresa, y en caso de sucesivos operadores, con la supervisión de SBASE”, añadieron.

Los análisis sobre los coches CAF 5000, sacados de circulación en febrero pasado, fueron realizados por la empresa DICON –un operador especializado en el tratamiento de este tipo de materiales- que con la presencia de los gremios y siguiendo los protocolos establecidos por la Agencia de Protección Ambiental, tomó las muestras de los elementos sospechados, para luego analizarlos en un laboratorio.

Los resultados obtenidos corresponden al estudio de piezas de dos coches, que se encontraban bajo bastidor, dentro de cofres, y dentro del tablero de baja tensión en la cabina de conducción. Esto quiere decir que, en ningún caso, estaban al alcance de los pasajeros.

“Una vez que Dicon finalice el análisis del resto de los CAF 5000, será la encargada de hacer la descontaminación de los coches. Posteriormente, nos encargaremos de establecer los mecanismos habituales de disposición de las formaciones”, añadieron fuentes oficiales.

A principio de año los afiliados de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) habían alertado por los coches CAF. Habían hecho varios paros para visibilizar la situación. Incluso llegaron a pedir la “creación de una comisión especializada” para que analice otra tanda de trenes comprados al Metro de Madrid, los CAF6000”: “Cuando pedimos que se investiguen el gobierno de la Ciudad lo investigó en papeles pero no hizo los estudios correspondientes”.

Según los metrodelegados también hay formaciones con asbesto en las Líneas C (Constitución – Retiro) y E (Bolívar – Plaza de los Virreyes).