Ciudad extremará los cuidados en las filas de testeo y vacunación ante la ola de calor

En lugares al aire libre donde se concentre más cantidad de gente el GCBA pondrá gazebos.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, anunció este martes que se extremarán los cuidados ante la ola de calor que se vivirá esta semana en buena parte del país, incluido el territorio porteño.

Uno de los lugares donde habrá mayores medidas será en las filas de testeos y vacunación: “Vamos a estar repartiendo botellas de agua y reforzando la presencia de orientadores que asistan a las personas que más lo necesiten, como adultos mayores o embarazadas”.

Asimismo, en lugares al aire libre donde se concentre más cantidad de gente el GCBA pondrá gazebos: “Y en los lugares cerrados, vamos a sumar ventiladores. Por otra parte, en distintos puntos de la Ciudad, vamos a instalar puestos de hidratación para quienes necesiten tomar agua”. Se instalarán en distintos puntos estratégicos de la Ciudad, como por ejemplo en centros de trasbordo y esquinas altamente transitadas.

Luego, aclaró que “hay muchas precauciones que tienen que tomar” los ciudadanos, y enumeró: “Primero tomar mucha agua; usar ropa liviana y de colores claros; evitemos estar al sol entre las 10 y las 17; evitemos la actividad física durante el día; y además, “es un momento para acompañar y estar cerca de amigos y familiares, estar muy atentos con los chicos más chiquitos, con los adultos mayores, estar presentes con un llamado telefónico o acercarles comida, agua, lo que necesiten”.

Los síntomas a tener en cuenta para evitar un golpe de calor son: dolor de cabeza; sensación de vértigo; náuseas; confusión; convulsiones y pérdida de conciencia; piel enrojecida; caliente y seca; respiración y pulso débil; elevada temperatura corporal (entre 41 y 42 grados centígrados).

Ante la aparición de algún síntoma, se recomienda solicitar ayuda médica, y en caso de emergencia, llamar al 107 de manera inmediata. También se aconseja tomar agua fresca, permanecer en un lugar fresco y reparado del sol, y mantener la cabeza en alto.