Ciudad habilita actividades educativas al aire libre en más de 60 escuelas privadas

Gremio de docentes privados reiteró que la vuelta a las aulas debe ser “en condiciones seguras”

Tras la reapertura en dos escuelas técnicas y ocho secundarias públicas, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires habilitó que en breve más de 60 escuelas de gestión privada hagan actividades educativas al aire libre. Será, también, para estudiantes de séptimo grado en primaria y quinto año en secundaria.

Hasta el momento, 142 escuelas (64 primarias y 78 secundarias) pidieron permiso a CABA para reabrir. Esta cifra representa cerca del 20% del total del sector privado, que en la Ciudad acapara más de la mitad de la matrícula total.

“Nos lo comunicaron recién el martes. La mayor parte se sumará desde la semana que viene porque los colegios tienen que consensuar con sus comunidades, ver la disponibilidad de espacios que se ajusten al protocolo, la disponibilidad de personal y evaluar la cantidad de chicos con los que va a trabajar, priorizando sobre todo aquellos que perdieron la continuidad pedagógica. Desde la resocialización, la propuesta no es tan atractiva para los chicos porque son solo burbujas de un máximo de diez personas”, sostuvo Rodolfo De Vincenzi, vicepresidente de la Confederación Argentina de Instituciones de Enseñanza Privada (Caiep).

Por su parte, desde el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) se pidió que la vuelta a clases presenciales “se dé en condiciones seguras” y aseguró que “el 68% de las escuelas a nivel nacional no se adaptan al protocolo”.

En declaraciones a radio Provincia, la secretaria general de Sadop Buenos Aires, María Inés Busso, dijo que “no están dadas las condiciones para poder volver” a las clases presenciales.

“No nos negamos, pero queremos que se dé en condiciones seguras”, dijo la representante gremial al ser consultada sobre la vuelta las clases presenciales.

En ese sentido, agregó que desde Sadop están “muy preocupados por los contagios y las complicaciones que eso puede traer”, y remarcó que el gremio “quiere volver las aulas pero no a costa del riesgo de vida de chicos y docentes”.

En tanto,  el gremio docente porteño ADEMYS y SUTEBA Multicolor (Provincia de Buenos Aires) hicieron un acto ayer frente al Ministerio de Educación Nacional, en el Palacio Pizzurno de Recoleta (Comuna 2). “exigiendo al Ministro Trotta y al gobierno de Larreta y Acuña que den marcha atrás con la política aperturista de las escuelas”.

“Seguimos sosteniendo: En pandemia no volvemos a la escuela presencial Porque con un promedio de 900 contagios diarios no están dadas las condiciones epidemiológicas para ninguna actividad educativa presencial Porque las escuelas no son guarderías y nuestras vidas valen más que los intereses empresariales Porque no estamos dispuestos/as a poner en riesgo nuestra salud, la de les estudiantes y sus familias Porque estas actividades presenciales en nada resuelven los problemas educativos que venimos mencionando. Porque al gobierno no le preocupa el aprendizaje y así lo ha demostrado en estos meses en que no entregó equipos ni garantizó conectividad”.

Este lunes, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña; el ministro de Salud, Fernán Quirós; el secretario de Transporte y Obras Públicas, Juan José Mendez, y la subsecretaria de Coordinación Pedagógica y Equidad Educativa, Lucía Feced, brindaron detalles sobre la apertura de escuelas.

Acuña destacó que “las escuelas de la Ciudad van a volver a abrir las puertas después de 213 días, esta semana. Vamos a empezar con los chicos del último nivel de cada ciclo, los de 5to de las escuelas media, los de 6to de escuelas técnicas y los de 7mo de escuelas primarias”.

“Siempre estoy hablando de gestión estatal. Las escuelas de gestión privada también pueden comenzar, pero tienen que hacer un trámite muy simple: comunicarse con la Dirección General de Educación Privada, confirmar que conocen y van a cumplir el protocolo, y a partir de ahí van a poder abrir sus puertas”, precisó.

En cuanto a la modalidad de trabajo, Acuña explicó que “vamos a trabajar de a grupos de diez chicos y chicas, con un docente, con un formato que se llama ‘burbuja’, que quiere decir que no se van a cruzar con otro grupo, y esto nos va a permitir que en caso de detectarse algún chico o docente con síntomas, se aísla a ese grupo y no se tiene que aislar a toda la escuela”.

“También está previsto que entre grupos haya una diferencia de media hora para poder higienizar y desinfectar toda la escuela”, añadió.

La ministra remarcó que “esto no es la vuelta a clases pensando en la escuela que dejamos en marzo, pero sí es algo muy importante para chicos y chicas que hace más de seis meses que no ven a sus amigos, que no pueden resolver entre pares, que no pueden resolver situaciones con sus docentes, y este es un primer paso”.

Por último, dijo que “es importante aclarar que no vayan mañana (martes) a las puertas de sus escuelas. Van a ser los docentes y escuelas quienes se van a comunicar con cada familia para que sepan en qué turno, horario y grupo les toca entrar, porque queremos evitar el amontonamiento y colas de gente”.

Por su parte, Mendez aseguró que “venimos trabajando para garantizar que el transporte público sea seguro en la Ciudad de Buenos Aires” y, en este caso, dijo que “estamos trabajando en conjunto con el Gobierno nacional para incorporar al transporte público a los chicos y chicas que vuelvan a clase en los próximos días”.

“En el caso de los docentes, ya pueden utilizar el transporte público. Van a tener que tramitar su permiso en www.argentina.gob.ar/circular, y va a poder acceder a los establecimientos educativos el personal docente y no docente que tenga que sumarse para estas actividades, sin ningún inconveniente”, agregó.

Por último, afirmó que “la mayoría de los chicos y chicas que acceden a la educación en estos días lo hacen caminando o en bici”, y que “para ese grupo que necesita una respuesta desde el sistema de transporte público, en las próximas horas vamos a estar confirmando cómo vamos a incorporarlos”.

En tanto, Feced detalló que en las escuelas se va a trabajar “con el cierre de cada uno de los niveles educativos”, y que “la propuesta es que los chicos se encuentren con sus compañeros y docentes y trabajen en la transición, en el caso del nivel primario al secundario, en el caso de las escuelas secundarias y escuelas técnicas al mundo del trabajo y al nivel superior”.

“Y también en el fortalecimiento de los contenidos que han aprendido durante este año, las instancias de repaso y evaluación para el cierre del año y el inicio de la posterior etapa”, concluyó.

Así las cosas, el Gobierno porteño espera tener abiertas más de 190 escuelas públicas desde la semana próxima.