Ciudad modificó la licencia de los docentes para iniciar el ciclo lectivo 2021 en febrero

Desde los gremios docentes rechazan la medida y dicen que fue inconsulta.

El Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires emitió el Decreto Nº 397/2020 para que, de forma excepcional, el personal docente haga uso de su licencia anual ordinaria entre el 21 de diciembre y el 8 de febrero. La intención oficial es iniciar las clases a mediados de ese mes.

Fuentes oficiales señalan en el decreto que esta acción es “de manera excepcional y por única vez en atención a las circunstancias imperantes en virtud de la pandemia causada por el virus Covid-19”.

Los considerandos del Decreto mencionan: “Ante la emergencia sanitaria por el coronavirus se articularon acciones con el esfuerzo de toda la comunidad educativa para garantizar la continuidad pedagógica de todos los estudiantes. Resulta necesario adoptar medidas de excepción que permitan afianzar la continuidad de los proceso de enseñanza y aprendizaje fortaleciendo las trayectorias educativas”.

Sobre el uso de la licencia del personal docente,  fuentes oficiales dicen que “permitirá el inicio del periodo escolar para el ciclo lectivo 2021, a partir del 8 de febrero de 2021 para todos los establecimientos educativos de la Ciudad de Buenos Aires. La medida se propia en función del interés superior de los estudiantes garantizando su derecho a la educación”.

Esta acción esa tono con los anuncios de la ministra de Educación de CABA, Soledad Acuña, quien dijo que el objetivo es iniciar las clases “en forma anticipada el 17 de febrero” con un modelo “cien por ciento presencial”. En caso de que la situación epidemiológica lo impida, se aplicará un modelo mixto, incluyendo cursadas online.

En el presente las escuelas están abiertas para actividades educativas, lúdicas, artísticas. Son optativas y se complementan con las clases online. Su objetivo es la revinculación, más que transmitir conocimientos. El año que viene la concurrencia será obligatoria, al igual que ocurría antes de la pandemia.

El gremio Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) expresó en un comunicado: “Rechazamos la modificación unilateral e inconsulta de la agenda educativa dispuesta por el Gobierno de la Ciudad. Estos “anuncios” televisivos y, su correlato días después en resoluciones y decretos, muestran una vez más el desconocimiento del sistema educativo agregando complicaciones al funcionamiento escolar. El Ministerio de Educación deja en evidencia, otra vez, su falta de vinculación con docentes, estudiantes y familias tomando medidas a espaldas de una comunidad que viene haciendo enormes esfuerzos desde el mes de marzo para sostener la continuidad pedagógica en medio de la pandemia”.

“Además de ignorar los aspectos sanitarios y epidemiológicos, con esta decisión la ministra Soledad Acuña deja en claro que no conoce las condiciones edilicias de las escuelas. Frente a las altas temperaturas durante el mes de febrero con los techos de tinglados, la imposibilidad de prender ventiladores y aires acondicionados y los espacios reducidos se hará imposible permanecer en los establecimientos educativos. Por otro lado, los últimos días de diciembre y las dos primeras semanas de febrero se organizan los actos públicos de asignación de cargos directivos, docentes y horas cátedra fundamentales para que los estudiantes tengan docentes como también, así, mesas de exámenes. El regreso a la presencialidad requiere de diálogo social e inversión educativa para solucionar los problemas de infraestructura escolar y cubrir los cargos docentes y no docentes imprescindibles para la nueva etapa. Para ello será necesario que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta ponga fin a la reducción constante y sostenida del presupuesto para educación y que sus funcionarios inicien un proceso de revinculación con la comunidad educativa”.