Ciudad muda el Cerámica 1 de Almagro al Polo de las Artes de Vélez Sarsfield

Legisladores porteños este año impulsaron un proyecto de ley para ampliar la actual sede de la escuela, en Rivadavia y Bulnes.

El Ministerio de Educación e Innovación de la Ciudad de Buenos Aires trasladaría la Escuela de Cerámica N° 1 (Bulnes 45, Almagro, Comuna 5) al futuro Polo de las Artes de Mataderos (Alberdi 4139, Vélez Sarsfield, Comuna 10). Compartirían inmuebles con el Profesorado de Artes Visuales Rogelio Yrurtia. Este martes a las 19 habrá una asamblea de la comunidad educativa para pedir la ampliación del actual edificio y rechazar la mudanza.

“La información que tenemos es que el traslado se hace al “Polo de las Artes”, que era el terreno comprometido al Yrurtia (ahora en Juan Bautista Alberdi 4754)”, dijeron a este medio integrantes del colectivo Familias X La Escuela.

Según fuentes oficiales, este Polo de Artes ya estaría listo para el ciclo lectivo 2019.

En Mataderos también se construye un Polo Educativo que contará con una escuela inicial, una primaria, una secundaria y un polideportivo para contribuir a la “revitalización del barrio y el desarrollo de la zona sur”. Se inaugurará en 2019, según el compromiso de Gobierno.

Tal como había informado este medio, La comunidad educativa de la Escuela de Cerámica N°1 (Bulnes 45, Comuna 5) pide ampliar las instalaciones de escuela pública de Almagro. Ante este reclamo, la legisladora Lorena Pokoik (Unidad Ciudadana), vicepresidenta de la Comisión de Educación, presentó un proyecto de ley para expropiar el inmueble lindero, ubicado en Bulnes 23-27.

La legisladora sugiere que tras la expropiación, donde hubo un taller mecánico, se acondicione el edificio. Solicita que haya reparaciones también en el inmueble de Bulnes 45 “poniendo en valor su casco histórico”.

La comunidad educativa asegura que es necesario tener un espacio del comedor para poder implementar la vianda caliente de los estudiantes. Suman que requieren un Salón de Usos Múltiples y un espacio para la educación física. Los estudiantes se trasladan a los clubes Nueva Generación, Estrella de Boedo y Costas. El último es el único que queda a pocas cuadras de la escuela.

Pokoik sostiene que es preocupante el estado del primer piso del Taller, en el que se trabaja con arcilla, pigmentos, esmaltes: “Su estructura de madera cuenta ya con muchos años, y en la medida en que la escuela se ha visto obligada a alojar allí más mesas de trabajo para el desarrollo de más asignaturas en simultáneo, cuando es necesario realizar actividades con todos/as los/as estudiantes de todos los cursos y el clima no acompaña para usar el patio descubierto, se utiliza el primer piso del taller, y éste podría no soportar el peso de la presencia de esa cantidad de gente (aproximadamente 100 personas)”.

“Con el crecimiento sostenido de la matrícula, por un lado, y la reformas en los planes de estudio que suman instancias curriculares, que demandan, va de suyo, espacios físicos destinados al dictado de las mismas, la escuela se ve en este momento con serias dificultades para congeniar la distribución de los espacios para las actividades curriculares y la necesidades propias del estar en la escuela, habitar la escuela, disfrutar la escuela”, hace notar la legisladora.

La comunidad educativa desde hace tiempo pide más espacio. La jueza de primera instancia en lo contencioso administrativo, Paola Cabezas Cescato, falló a favor del amparo presentado por familias de estudiantes. Pedían que Ciudad garantice la educación en el establecimiento en condiciones dignas.

Una sentencia (N° A2643-2016/0) pedía que autoridades porteñas presenten antes de mayo de este año un plan de acción sobre las vías de evacuación y circulación, revestimientos contra incendios y sistema de detección de humo.