Ciudad no rematará terrenos de la Villa 31 para costear el Paseo del Bajo

El proyecto de reurbanización deja de lado el remate de tres lotes para pagar un préstamo de la Corporación Andina de Fomento.

Este jueves en la última sesión ordinaria de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires se votará un proyecto de ley para avanzar con la urbanización de la Villa 31 y 31 Bis de Retiro (Comuna 1). El texto final no incluye el remate de tres lotes para costear la construcción del Paseo del Bajo.

El proyecto contempla la transferencia del dominio de las tierras donde está la Villa 31. Son del Gobierno de la Nación y pasarán a la órbita de la Ciudad.

“Para hacer el Paseo del Bajo –que vinculará la Autopista Buenos Aires-La Plata con la Autopista Ilia–, Nación tomó deuda por 400 millones de dólares con la Corporación Andina de Fomento (CAF). A su vez, Nación le pidió a Ciudad que absorbiera parte de esa deuda y se hiciera cargo de 175 millones de dólares. Para eso, mientras Ciudad toma deuda pública, Nación le transfiere 87 hectáreas de tierra, entre las que están el Barrio Carlos Mugica, el barrio Containera y el predio del Mercado de Hacienda en Mataderos, por mencionar sólo los terrenos más grandes. En el convenio entre ambos, se estipulaba que Ciudad debía susbastar esos inmuebles para pagar la deuda”, explicó a Página 12 Jonatan Baldiviezo, abogado urbano y titular del Observatorio del Derecho a la Cuidad.

La comisión de Presupuesto de la Legislatura aclaró que el proyecto no incluye la subasta de los terrenos. El bloque oficialista Vamos Juntos dijo: “Los tres polígonos no están incluidos en la posible venta, sino que solamente se transfiere la regularización dominial de la Nación a la Ciudad”.

Más allá de esta victoria para los habitantes de la Villa 31, ellos dicen que el proyecto que se vota este jueves no contó con la participación vecinal adecuada. Dicen que el texto “es expulsivo porque facilitará que el mercado inmobiliario compre los terrenos”.

Los vecinos podrán ser adjudicatarios de las propiedades a través de una contribución que estará a supeditada a “la medida de sus capacidades y sin perjuicio de su subsistencia” y en un plan de pagos que podrá oscilar entre las 360 y 480 cuotas.