Ciudad organizó un operativo de seguridad diferente: no busca una “cacería de gente” y apela a aislar a los violentos

El fin de semana el secretario de Seguridad, Marcelo D'Alessandro, charló con líderes de las columnas que irán al Congreso de la Nación.

El fin de semana el secretario de Seguridad, Marcelo D’Alessandro, charló con líderes de las columnas que irán al Congreso de la Nación.

El Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires es el responsable del operativo de seguridad en torno al Congreso de la Nación durante la votación de la reforma previsional. Desde la gestión porteña buscan que no se repita la represión del jueves pasado.

Por eso, se organizaron de una forma distinta. El fin de semana el secretario de Seguridad, Marcelo D’Alessandro, habló con referentes de la oposición, como el diputado nacional Agustín Rossi (Frente para la Victoria). También lo hizo con Hugo Yasky (CTA), Daniel Menéndez (Barrios de Pie), Héctor Daer (CGT), Sergio Palazzo (Bancarios), entre otros referentes que convocaron a marchar este lunes.

Desde el ministerio que dirige Martín Ocampo apelan a que no haya una “cacería de personas”, tal como ocurrió este jueves por la tarde, varias horas después de la caída de la sesión.

Otro punto que tendrán en cuenta son los ataques de grupos minoritarios, quienes son los que usualmente rompen mobiliario público para arrojárselo a los efectivos de seguridad. Ciudad espera poder aislar a este contingente. De forma extraoficial, ligan las conductas desmedidas a miembros de Quebracho, Polo Obrero y “anarquistas autónomos”.

En las acciones del jueves, el Gobierno nacional y algunos portales noticiosos habían dicho que militantes presos del MP La Dignidad tenían bombas molotov caseras en sus mochilas. El grupo político desmintió ese dato y dijo que ninguno de sus miembros había sido detenido.

“Pedimos que haya prudencia, habrá más gente que el jueves pasado, dijo este lunes al mediodía el diputado nacional Agustín Rossi, presidente de la bancada del Frente para la Victoria. “La represión del jueves pasado fue desproporcionada. 45 argentinos fueron privados de su libertad. Hubo allanamientos en sus viviendas. Además siete diputados nacionales fueron agredidos por parte de las fuerzas de seguridad, ejercieron clara violencia institucional”, agregó.

 

 

Deja un comentario