Ciudad pide seguir la reapertura y afirma que no hay riesgo de colapso sanitario

Fuentes oficiales dicen que hay una meseta en cuanto a los contagios diarios que permiten continuar con el cronograma iniciado el 20 de julio.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires afirma que no hay riesgo de colapso sanitario. Es uno de los argumentos principales para solicitarle al Gobierno nacional el permiso para reabrir más comercios y actividades sociales en la próxima etapa de aislamiento social.

Este jueves el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se reunirá con el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para evaluar la situación sanitaria en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Entre el 20 de julio y el 3 de agosto rige una cuarentena flexible, luego de 17 días de confinamiento estricto. La intención de Ciudad es profundizar la reapertura de negocios, habilitar más deportes individuales y prácticas sociales.

Las estimaciones hechas en base a los 1.000 o 1.100 contagios diarios hacen que las autoridades porteñas descarten cualquier tipo de riesgo de colapso en el sistema sanitario, enfatizó el ministro de Salud Fernán Quirós: “El 30% de la población se atiende en el sistema público y el 70% tiene obra social o prepaga, efectores privados. Hasta junio, el 70% de los casos los atendió el sector público, porque el Covid-19 golpeó al principio a los más necesitados. Luego cambió. Hace dos semanas está la atención repartida 50% y 50%, incluso llega al 55% en el privado”.

“Hay un volumen de trabajo estable (para atender casos de Covid-19) pero hay una redistribución, los privados tuvieron que esforzarse un poco más. Lo que vamos a ver en la Ciudad es un estrés mayor en el sector privado, pero no hay indicadores que refieran a colapso en el sistema de salud”, dijo en Radio La Red.

El miércoles había dicho: “en todos los periodos de conversación para acordar la siguiente fase de la cuarentena se encontraron los equipos técnicos compartiendo la información que cada uno tiene para abordar una estrategia”. Además, explicó que de las “450 camas dedicadas al Covid, el 60% está ocupado” y que en los últimos diez días ese número osciló “entre 58% y 63%”.

Sin embargo, horas antes de la reunión tripartita, el presidente Fernández se manifestó pesimista: “Nos tenemos que poner firmes porque esto no está funcionando”.

“Nos ha ido relativamente bien con la pandemia porque no tenemos que lamentar tantas víctimas. Pero tenemos que ponernos firmes porque no está funcionando esto”, aseguró en radio Con Vos. Agregó: “Es muy posible que la curva vuelva a tender a bajar y después a subir. Eso tiene que ver con la gente en la calle, encontrándose. No es otra cosa. Tenemos que darnos cuenta de que tenemos un problema y que no podemos dejar que avance. Si haciendo esto el crecimiento fue así, entonces tenemos que hacer otra cosa. Buscamos todos que los contagios cedan”.