Ciudad planea abrir una nueva terminal de micros en Once

Es para poner fin a las paradas truchas en la vía pública.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires informó que estudia abrir una nueva terminal de micros en la zona comercial Once, en el barrio de Balvanera (Comuna 3) para poner fin a las paradas truchas que hay en plena vía pública.

Este jueves, el ministro Eduardo Macchiavelli adelantó este proyecto a vecinos de Balvanera durante una reunión en el Colegio San José (Azcuénaga y Mitre) a la que asistió este medio.

Varios vecinos se quejaron ante el funcionario por la presencia de terminales truchas, que no son más que paradas improvisadas en la vía pública. Los usuarios, generalmente con grandes bultos por las compras en Once, esperan en la vía pública sin ningún tipo de resguardo. Muchas veces los rodados tapan las ciclovías y los pasajeros ocupan toda la vereda. Este hecho ocurre en la periferia sur de Plaza Miserere, sobre todo en las calles Saavedra, Misiones y Alsina.

Macchiavelli informó que su área estudia abrir una nueva terminal de micros para mudar todos estos colectivos. Afirmó que ya hay en vista tres galpones al sur de Plaza Miserere. “Todos son privados, por eso estamos evaluando cómo hacer”, dijo el funcionario. Ciudad tendría que pagar un alquiler mensual en caso de que el proyecto avance.

Situó a los galpones que más interesaron a las autoridades en el entorno de Hipólito Yrigoyen y La Rioja, frente al paseo de compras abierto el año pasado para alojar a los manteros echados de la avenida Pueyrredón.

“Estamos viendo de encontrar un predio para que estos micros estacionen. Nosotros como ministerio podemos pedir los papeles del conductor y evaluar la emisión de gases. Si infringen alguno de estos dos puntos podemos actuar, si no, no”, agregó.

Macchiavelli recordó que agentes del Ministerio de Transporte de la Nación tienen la potestad de hacer los controles para penar a aquellos que utilizan la vía pública como estación no declarada de colectivos.

Los vecinos dijeron que hay complicidad entre los choferes y lo dueños de varios hoteles de pasajeros. Esta sinergia es porque hay gente que viene de lejos para comprar en los locales de Once y luego vuelven a sus hogares en estos micros, algunos sin papeles reglamentarios. Esto hace que el pasaje sea más barato.

“La gente va a seguir viniendo a Once a hacer sus compras, por eso tenemos que encontrar una solución”, agregó Macchiavelli.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: