Ciudad planteó reabrir escuelas y Nación le ofreció computadoras y WiFi para 6.500 estudiantes que dejaron de cursar en pandemia

El ministro nacional Nicolás Trotta descartó por el momento la vuelta presencial de los alumnos a los establecimientos, pese a que es el deseo de las autoridades porteñas.

Este jueves el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se reunió con su par porteña, Soledad Acuña. El funcionario propuso entregar 6.500 dispositivos tecnológicos y de conectividad a estudiantes primarios y secundarios del sector público que dejaron de estudiar en pandemia.

Funcionarios de Educación de la Ciudad piden reabrir varios establecimientos escolares para que estos estudiantes asistan bajo una modalidad de gabinetes digitales.

“Me reuní con Soledad Acuña para proponerle a la Ciudad de Buenos Aires la implementación conjunta de medidas socioeducativas y soluciones de conectividad para no poner en riesgo la salud de la comunidad educativa. Estas medidas están dirigidas a chicas, chicos y adolescentes que hayan tenido escasa o nula relación con la escuela”, dijo Trotta.

Las medidas son: “Proveer hasta 6.500 dispositivos (netbooks o tablets) conforme al grado/año de escolaridad contemplando los 14 de la educación obligatoria, inicial, primaria y secundaria. Asegurar la conectividad a internet por 4 meses, con carga mensual para consumo de datos. Poner a disposición la plataforma “Juana Manso”, incluyendo sus aulas virtuales y recursos educativos; facilitar programas educativos de TV y Radio para ser utilizados por el Canal y la Radio Ciudad de Buenos Aires”.

“Dar continuidad a la edición de cuadernillos educativos “Seguimos Educando” conforme a grado/año y material bibliográfico y asignar recursos del Programa Nacional de Formación en Enfermería (PRONAFE). Garantizar la disponibilidad de promotores territoriales (a través del Convenio entre el Ministerio de Educación de la Nación Argentina y la Universidad de Buenos Aires) y referentes comunitarios”, agregó.

“Son tiempos de dar soluciones para todas y todos brindando herramientas y contención a los sectores más vulnerables que requieren presencia marcada del Estado”, concluyó Trotta.

Por su parte, Acuña dijo: “Hoy se cumplen 100 días de clases virtuales para los los chicos y chicas de primaria. La escuela se mudó a nuestras casas y tuvimos que aprender a ser más pacientes, a tratar de equilibrar el tiempo entre nuestro trabajo y el estudio de nuestros hijos e hijas”.

“Por su lado, los chicos y chicas tuvieron que acostumbrarse a ver a sus compañeros/as y docentes a través de una pantalla. Los/as docentes también tuvieron que adaptar sus clases a la modalidad no presencial e incorporar nuevas herramientas para acompañar a sus estudiantes en este tiempo. Sabemos lo difícil que es estudiar a distancia y el desafío que implicó que cada estudiante tuviera la autonomía para sostener la rutina de estudiar y hacer las tareas”.

“Durante estos 100 días los chicos/as siguieron aprendiendo, pero nada reemplaza la presencialidad porque la escuela es mucho más que un lugar donde aprenden los contenidos curriculares. Es un espacio de encuentro, de contención y de construcción de futuro de todos/as los/as chicos/as de la Ciudad. Por eso, vamos a seguir trabajando junto al Gobierno nacional para acordar una manera responsable y con las medidas de seguridad necesarias para que las aulas vuelvan a llenarse de risas, encuentros y aprendizaje”, concluyó la ministra porteña.

El 26 de agosto el ministerio nacional hizo público el rechazó al protocolo presentado por CABA para la reapertura de 634 escuelas (464 primarias y 170 secundarias) como espacios digitales, con un máximo de 15 chicos por cada escuela y con una capacidad máxima por turno de 9.510 alumnos.

Al día siguiente, Acuña dio una conferencia de prensa donde señaló: “Aunque algunos siguen insistiendo de manera obstinada en que el problema es la conectividad, quienes tenemos hijos en las escuelas sabemos que es mucho más difícil que entregar una computadora. Sabemos lo difícil que es estudiar a distancia, lo difícil que es motivar a los chicos después de tanto tiempo, lo difícil que es aprender y ganar autonomía para tener estos espacios de aprendizaje a distancia”.

“A estos 6.500 chicos que las escuelas identificaron que perdieron contacto con sus docentes, ya los estamos contactando, ya estamos trabajando y llamándolos a sus casas para entender cuál es la realidad y qué recursos del Estado necesitan para poder acompañarnos”.

Ese jueves, durante la reunión anual del Consejo de las Américas, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, dijo: “Tenemos que poner el bienestar de la gente por encima de cualquier diferencia política. El único camino para eso es el diálogo. Incluso si hay alguna diferencia, como en el tema de la educación que para nosotros es prioridad total, vamos a agotar todas las instancias de diálogo, para ver si nos ponemos poner de acuerdo para hacer que los chicos gradualmente puedan volver a la escuela”.