Nación rechazó el protocolo porteño para clases presenciales: “No queremos exponer a los chicos al contagio”

El mismo establece un máximo de 15 alumnos por escuela, con turnos y con una estadía máxima de dos horas para cada uno. “No es un tema de conectividad y tecnología; es más profundo que tener contectividad; queremos ir a ver niño por niño y comprender el contexto familiar, social y cultural para ver por qué perdieron el vínculo y poner al Estado a disposición para darles oportunidades”, dijo el ministro de Salud porteño Fernán Quirós.

El Ministerio de Educación de la Nación rechazó el protocolo del Gobierno porteño para retomar clases presenciales desde el 31 de agosto para 6.500 estudiantes que perdieron contacto con docentes e instituciones durante el aislamiento. “No queremos exponer a los chicos al contagio”, dijo el ministro Nicolás Trotta.

“Esta mañana le comuniqué a la ministra Soledad Acuña que tenemos una voluntad de fortalecer el trabajo mancomunado, analizar cada uno de los puntos que plantearon para llevarlos adelantes y seguir trabajando con la Ciudad como con el resto pero nuestra responsabilidad primaria es cuidar a toda la comunidad educativa”, dijo Trotta en conferencia de prensa.

Semanas atrás, el ministro había manifestado que “no están dadas las condiciones epidemiológicas en la Ciudad para el regreso a las aulas”.

El protocolo porteño, en el marco del Programa “Conectate en la escuela” diseñado para la pandemia, establece un máximo de 15 alumnos por establecimiento, con turnos y con una estadía máxima de dos horas para cada uno.

Este miércoles por la mañana, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, dijo que el protocolo”es muy seguro” y busca “evitar un daño social irreparable en los niños que perdieron su vínculo con la escuela y el proceso educativo”.

“No es un tema de conectividad y tecnología; es más profundo que tener contectividad; queremos ir a ver niño por niño y comprender el contexto familiar, social y cultural para ver por qué perdieron el vínculo y poner al Estado a disposición para darles oportunidades”, afirmó Quirós en conferencia de prensa en la sede del Gobierno porteño.

El gremio Ademys, uno de los más combativos en la CABA, dijo este martes por la noche: “Desde Ademys nos mantenemos en estado de alerta frente a las versiones mediáticas que plantean que el Ministerio de Educación de la Nación habría rechazado el protocolo de vuelta a clases en la Ciudad. No habiendo ninguna comunicación oficial hasta ahora, sostenemos las asambleas y reuniones programadas y mantenemos vigente el plan de lucha votado en asamblea. De confirmarse estas versiones periodísticas implicaría un enorme triunfo de la pelea conjunta que venimos dando las familias, docentes y comunidad educativa. Pero hasta que no tengamos la certeza firme del retroceso del gobierno, seguimos diciendo, ¡A las escuelas no volvemos en pandemia! Seguimos exigiendo conectividad y equipos para todxs, alimentación saludable, ingreso de emergencia para docentes sin cargo, no a los ceses ni al congelamiento salarial”.

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se reunió el 19 de agosto con Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, para conversar acerca del proyecto de protocolo.

Una comunicación oficial del ministerio nacional exponía: “Como se ha realizado con todas las provincias que han presentado protocolos específicos, la comisión Ad Hoc dependiente de la cartera educativa nacional analizará en el plazo de cinco días hábiles la propuesta presentada por la Ciudad de Buenos Aires que se plantea la apertura de los espacios digitales de 464 establecimientos educativos de nivel primario y 170 de nivel secundario de gestión estatal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de manera paulatina y progresiva a partir del 31 de agosto”.

“Si bien este proyecto será debidamente analizado, la cartera nacional reafirma que no están dadas las condiciones epidemiológicas para el regreso a las aulas de los 6500 alumnas y alumnos en situación de vulnerabilidad que no han tenido vínculo pedagógico con las escuelas, teniendo en cuenta el nivel de circulación del COVID19 y cantidad de contagios por habitante en la Ciudad de Buenos Aires, por lo que ha instado a las autoridades del gobierno de la Ciudad a implementar políticas socioeducativas con el objetivo que sea la escuela la que se acerque a los hogares: “La propuesta presentada es una opción para la comunidad educativa en general que tenga problemas de conectividad; pero instamos al gobierno de la ciudad más rica de nuestro país a que profundice su responsabilidad de despliegue de respuesta en los barrios y en los hogares más vulnerables”, añaden.

Ese día Trotta enfatizó: “Celebramos que el Gobierno de la Ciudad establezca un diálogo con todos los actores del sistema educativo, creemos que cada paso debe tener el consenso de todos. Docentes, directivos y familias deben estar considerados en la toma de decisiones”.