Ciudad restauró El Pensador de Rodin y le puso nuevo pedestal en Plaza del Congreso

La obra fue tratada en Monumentos y Obras de Arte (MOA) del Parque Tres de Febrero.

Tras su restauración en Monumentos y Obras de Arte (MOA) del Parque Tres de Febrero (Palermo, Comuna 14), el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires volvió a emplazar la escultura El Pensador de Auguste Rodin en la Plaza de los Dos Congresos (Comuna 1). Su pedestal fue elevado un metro para que la obra se pueda apreciar a mejor y con mayor perspectiva.

A fines de mayo, por primera vez en la historia de la escultura, se la retiró para modificar su base. El Pensador estuvo en el MOA donde se realizó una limpieza superficial para retirar excedente de cera y suciedad acumulada, y se le reemplazaron los anclajes conservando la configuración original.

El proyecto se realizó con el acuerdo y la supervisión de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos que preside Teresa Anchorena.

Se firmó además un Convenio de Cooperación entre el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, el Ministerio de Cultura de la Nación, la Embajada de la República de Francia en Argentina, la Comisión Nacional de Monumentos, la Dirección General de Espacios Verdes y el Instituto de Francia en Argentina, que permitió contar con el asesoramiento del Museo Rodin y del restaurador de bronces Antoine Amarger.

“Duplicamos la altura del pedestal para que se pueda apreciar mejor y con mayor perspectiva. El Pensador es uno de nuestros mayores tesoros. Todos los años revisamos y arreglamos los monumentos de la Ciudad para que los vecinos los puedan descubrir y disfrutar”, explicó Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad.

El Pensador fue creado en 1880 como parte del conjunto escultórico Las puertas del infierno, basado en la Divina Comedia del poeta italiano Dante Alighieri.

En 1904, el artista realizó una ampliación de la obra y fundió ocho pensadores del mismo molde inicial, incluso con su firma. El entonces director del Museo Nacional de Bellas Artes, Eduardo Schiaffino, acordó con el propio Rodin la compra de uno de esos ejemplares que llegó a Buenos Aires en 1907 y fue inaugurada la Plaza del Congreso en 1910.

En octubre del año pasado, la Junta de Estudios Históricos de Balvanera pidió que la escultura El Pensador se instale en el Congreso de la Nación. Su presidenta, Nelly Duarte, argumenta que es para cumplir con la Ley Nº 2.932, impulsada por la ex legisladora porteña Teresa Anchorena.

“Su autor fue Augusto Rodin, prestigioso escultor francés. Hoy  situada por una circunstancia histórica en plaza Lorea, sita en la calle Sáenz Peña entre Hipólito Irigoyen y Rivadavia, perteneciente al barrio de Montserrat. La circunstancia histórica a la que nos referimos, merece una aclaración. En el año 1906 el Sr. Eduardo Schiaffino fue encomendado a comprar en Europa piezas escultóricas para embellecer las plazas y parques de Buenos Aires. Entre esas piezas adquiere el Pensador, variable del original, junto con la de Paris y Filadelfia”, afirma la carta de la Junta.

“Llegada la escultura en 1907 no fue posible su instalación en el lugar, porque el que hoy es el Palacio del Congreso, no estaba concluido. Como ya se apuntara, provisoriamente se colocó en plaza Lorea, llevando allí 110 años, abandonada, de espaldas al Congreso y víctima  del vandalismo. Agradeciendo desde ya su adhesión digital o en papel que me lo entregarán en el plenario”, añade al respecto.

La ley citada fue aprobada en la Legislatura porteña el 20 de noviembre de 2008. Su primer artículo expone: “Autorízase el traslado de la obra “El Pensador” del artista Auguste Rodin, ubicada actualmente en la Plaza Congreso, para su emplazamiento en la plataforma central de la escalinata exterior del Palacio del Congreso”.

El segundo artículo afirma: “La obra de arte mencionada en el artículo 1º es cedida en comodato a título gratuito al Honorable Congreso de la Nación”. El tercero deja en claro que los gastos del traslado correrán por cuenta del Gobierno de la Ciudad.