Colegiales: de Mercado Central fantasma a plaza pública con biblioteca

El Gobierno porteño ya terminó un espacio verde con mesas de ping pong y fútbol tenis. Hace pocas semanas inició el acondicionamiento del tinglado, donde iban a estar las góndolas.

El Gobierno porteño ya terminó un espacio verde con mesas de ping pong y fútbol tenis. Hace pocas semanas inició el acondicionamiento del tinglado, donde iban a estar las góndolas.
Por Juan M. Castro

Hace meses están tirados en el piso esos cartelones que dicen “Fiambres”, “Quesos”, “Lácteos”. Los sacaron de ese tinglado donde ahora, desde hace algunas semanas, se escuchan los gritos de los obreros. En la calle Cramer al 400, paralelo a las vías del tren Mitre (Colegiales, Comuna 13), donde iba a haber una sede porteña del Mercado Central con casi 3.000 metros cuadrados, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hizo una plaza pública y construye una biblioteca.

“Hace un mes empezamos. Nos pidieron que dejemos la estructura montada (el tinglado, que iba a ser el paseo de compras) y le agreguemos paredes”, cuentan a este medio operarios presentes en la obra. Es porque donde el empresario alimenticio Alberto Samid había proyectado góndolas, el Gobierno porteño determinó que habrá una biblioteca. Será apadrinada por la Escuela del Sol (Crámer 450).

En la parte trasera del galpón (hacia Jorge Newbery) se puede ver como una gran pared de durlock cubre ya media instalación. Era la salida alternativa del Mercado que se desmontó y volvió a diseñar.

Al otro lado, de cara a Mauré, hay una reja negra de ingreso. Está cerrada. A través de ella se pueden ver volquetes amarillos con el logo de Ciudad, pilas de ladrillos huecos y placas de material. Al fondo hay un cartelón de obra que está ajado. Si se compran fotos de años atrás con el presente, se ve que se desmontó el frente del Mercado Central. Eran unos rectángulos rojos, verdes y azules en forma escalonada de pirámide. En el centro había un único gran ingreso vidriado. Esta puerta quedó en pie.

Según datos oficiales, la estructura a acondicionar, el tinglado, tiene casi 900 metros cuadrados de los 3067 totales de esta parcela que ocupa el 400 de la calle Cramer. Hacia el lado de Newbery está la flamante plaza que terminó hace pocas semanas el Gobierno porteño.

Según el sitio BA Obras, el trabajo “Nueva Plaza De Proximidad: Cramer 475” ya está concluido. Este medio corroboró que el espacio verde está de puertas abiertas. Tiene rejas y se lo cierra por las noches. De día, los vecinos disfrutan de cuatro mesas de ping pong de cemento, dos canchas de fútbol tenis de paso sintético, bicicleteros y varios bancos de madera y hormigón.

Los vecinos que hoy pasan sus tardes en la flamante plaza cuentan a este medio: “El mercado nos iba a convenir por los precios, pero a muchos no les gustó la idea”. Cuentan que durante mucho tiempo, hasta la reciente llegada de operarios, no había movimiento en el tinglado del Mercado Central. “Ojalá que hagan baños, para la gente que viene a la plaza. Acá en el barrio necesitamos espacios verdes”, añadieron.

Según fuentes oficiales, la Unión Transitoria de empresas (UTE) Parquizar Ses Sa – Mantelectric Icisa estuvo a cargo de hacer la plaza. Contó con un presupuesto oficial de $13.416.902. Los obreros consultados por este medio dijeron es la misma empresa la que interviene el tinglado que la que hizo la plaza.

Este fallido Mercado Central dividió las aguas en el barrio entre quienes estaban a favor y en contra. Había grupos en redes sociales que se organizaban para hacer compras comunitarias en el Mercado Central de la Provincia de Buenos Aires y pedir por la apertura del lugar en Colegiales.

En septiembre de 2015 se había levantado una cautelar que pesaba sobre el inmueble de Cramer. La infraestructura estaba lista, pero hubo una inspección de la Agencia Gubernamental de Control (AGC, Gobierno porteño) que suspendió el inicio.

Todo estuvo parado hasta que en marzo del año pasado las autoridades del Mercado Central desmantelaron el mobiliario instalado hasta ese entonces: góndolas, cajas, baños para clientes. Tras la asunción del Gobierno de Cambiemos en Casa Rosada las nuevas autoridades de la Corporación Mercado Central declinaron en la continuidad del proyecto, por el que se habían invertido desde 2014 más de $4.000.000. La potestad quedó en manos del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, responsable de las vigentes labores.

Hacia el lado de Olleros hay una gran playa que se iba a usar para el estacionamiento de autos particulares y proveedores del Mercado Central Colegiales. Esta zona cementada continúa sin intervención hasta el momento. Es de una extensión superior a la plaza ya intervenida por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: