Comenzaron a demoler balnearios para ampliar las playas de Pinamar

Las construcciones pasarán a ocupar un décimo del espacio actual, y estarán sobre pilotes de madera y energía renovable.

El partido bonaerense de Pinamar, en manos de Cambiemos desde diciembre último, comenzó a demoler los balnearios. Con la medida, el intendente Martín Yeza busca recuperar 15.000 metros cuadrados de playas públicas.

Hasta el momento fueron demolidos nueve balnearios y se prevé demoler una cifra similar en el trasncurso de los próximos días.

“Durante muchos años hubo grupos que intentaron conservarse desde el miedo y hubo gobernantes a los que les fue útil”, denunció Yeza.

“En Febrero había uno que decía “el pibito se va con un tiro en el pecho”. La semana pasada pidió prórroga para presentar los planos”, ironizó el joven intendente a través de su cuenta de Twitter.

Clásicos que cambian

Cocodrilo, balneario histórico de la ciudad va a pasar de 2.800 metros cuadrados edificados a 340. La nueva construcción estará unos 50 metros más lejos del mar.

Hemingway, uno de los tres balnearios de Cariló, eliminará uno de sus dos sectores de estacionamiento para construir ahí sus baños, oficinas de administración y algún restorán.

El balneario San Javier, ubicado a la altura del campo de golf de Pinamar tendrá menos de 200 metros cuadrados, aunque la empresa concesionaria del lugar, lejos de lamentar la iniciativa, considera que el cambio “Va a mejorar la imagen de Pinamar”.

Desde la Asociación de Concesionarios de Playas de Pinamar expresaron que “Acompañamos el proyecto porque va a quedar algo más moderno y mucho más amigable con el medio ambiente, ya que tenemos que construir sobre pilotes de madera, y no con hormigón sobre la arena”, explicó José María Ludueña, presidente de la entidad.

Según anticipa hoy el diario Clarín, en 2016 el municipio espera remodelar los tres balnearios de Cariló, mientras que los del centro y el norte de Pinamar. Valeria del Mar y Ostende esperarán al año que viene.