Con perspectiva metropolitana, Ciudad y cinco municipios lanzan un plan de seguridad para motociclistas

Proponen hacer una base de datos común y fomentar el uso del casco. El Gobierno porteño tiene como meta para 2019 reducir un 30% los siniestros viales.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y los municipios de Tres de Febrero, Lanús, Pilar, Quilmes y Vicente López presentan el Plan Metropolitano de Seguridad Vial para Motociclistas. Consiste en tres medidas comunes para reducir siniestros viales y generar conciencia entre conductores.

Uno de los ejes es hacer una campaña comunicacional sobre lo necesaria que es la convivencia entre motociclistas y otros vehículos en la calle. También buscan fomentar el uso del casco y otros elementos de protección.

En segundo lugar, hablan de crear una mesa de trabajo sectorial con perspectiva metropolitana en la que participen y diserten en forma periódica agentes de tránsito, clubes de motociclistas, asociaciones de familiares de víctimas y sindicatos de repartidores y mensajeros de moto, entre otros.

Con la misma perspectiva metropolitana, se plantea crear un Observatorio Local de Seguridad Vial que contará con datos porteños y bonaerenses. Se harán mediciones sobre la tasa de uso del casco, siniestros y víctimas, entre otros asuntos.

En particular, la Ciudad de Buenos Aires en forma independiente anunció que hará cambios para mejorar las escuelas de aprendizaje. También desarrollará un sistema unificado de registro de datos, mejorará señalética en el espacio público.

El Gobierno porteño tiene como objetivo reducir 30% los siniestros viales. Es una de las metas a alcanzar en 2019.

Ciudad ya cuenta con un Plan de Seguridad Vial para motociclistas, que se llevó adelante con la colaboración del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

En este contexto, se hizo el Plan Cambio de Conductas y Cascos. Hubo una campaña de intercambio de cascos donde miles de motociclistas canjearon su casco viejo, dañado o no homologado por uno nuevo gratis otorgado por el Gobierno de la Ciudad. Cada uno de ellos recibió previamente un curso de seguridad vial y manejo seguro dictado por expertos.

Los ejes de este Plan también eran reforzar el conocimiento de las reglamentaciones de tránsito; promover el respeto de normas de convivencia en la calle; reducir las consecuencias graves de las lesiones producidas por la no utilización del casco, o por la utilización de cascos de mala calidad en los mismos conductores, a través del reemplazo de cascos viejos por nuevos y de mejor calidad.