Condenaron a 24 años de prisión al hombre que mató a Diego Feinmann

El hermano del periodista fue acribillado en 2015, luego de amenazar a Gastón Berganza, el hombre que salía con su exnovia y que le disparó desde arriba de su auto.

El empresario y excorredor de autos Gastón Berganza fue condenado hoy a 24 años de prisión por el homicidio de Diego Feinmann, medio hermano del periodista Eduardo Feinmann, ocurrido en 2015 en la localidad bonaerense de Pilar .

Berganza está preso desde hace 10 días, cuando el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Isidro adelantó el veredicto y ordenó su detención, de acuerdo con lo publicado por la agencia de noticias Télam.

Eduardo Feinmann, sobre el crimen de su hermano: “Es un hijo de mi papá, no tenía relación”

Diego Feimann, de 33 años, fue asesinado en noviembre de 2015 por el empresario, acusado de homicidio agravado y portación ilegal de arma de fuego.

A partir de la reconstrucción del episodio realizada por los investigadores y de las declaraciones de los testigos se estableció que la víctima llegó al estacionamiento de un restaurante situado en el cruce de la ruta 8 y San Martín, se bajó de un taxi y comenzó a pedirle al conductor de un BMW, en el que iban tres mujeres, que descendiera del vehículo, presumiblemente para agarrarse a piñas.

Pero Berganza, el conductor, sin bajar del auto le disparó cinco balazos. Fueron tres de esos disparos los que lo mataron: uno le pegó en el pecho, otro en el codo y el restante en la espalda. Luego de disparar, el empresario puso marcha atrás y dejó el estacionamiento del restaurante Fetucchini Mario rumbo a la Panamericana.

Quince minutos después, llamó al número de emergencias 911 y dijo que cuando salía del restaurante al que había ido a cenar con su novia, la madre y la hija de su pareja, fue sorprendido por un hombre que golpeó varias veces la ventanilla del auto. En un momento se rompió el vidrio y se vio al hombre y a un taxi en el que había otras dos personas. Entonces, tomó su arma y realizó varios disparos.

Diego Feinman había ido al restaurante en Pilar porque quería hablar con su exnovia, María Laura, quien lo había dejado y estaba arriba del BMW junto a su hija, de 9 años. Era la actual novia de Berganza.