Continúa el paro docente contra la presencialidad

Desde la Unión de Trabajadores de la Educación señalaron que sus afiliados sostienen “el vinculo pedagógico virtual”. Desde Ciudad afirman que “las aulas no son un lugar de propagación” del Covid-19.

El gremio Unión de Trabajadores de la Educación (UTE – CTERA) y la asociación docente ADEMYS continúan este lunes con las jornadas de paro contra las clases presenciales. Durante toda la semana pasada sus afiliados estuvieron de huelga contra la decisión del Gobierno porteño de mantener los establecimientos educativos abiertos, pese a la vigencia de un DNU para pasar a la virtualidad hasta el 30 de abril en el Área Metropolitana (AMBA) con la finalidad de reducir la circulación y bajar los contagios diarios de Covid-19.

Por su parte, desde UTE señalaron brevemente: “La Salud y la Vida son prioridad Sostenemos el vinculo pedagógico virtual. Por la suspensión temporaria de la presencialidad. Por la continuidad del Plan de Vacunación Docente. Por el carácter alimentario del salario”.

En ADEMYS sumaron: “La salud y la vida son prioridad: ¡Suspensión de la presencialidad YA! En el marco del paro docente de 48 hs votado en asamblea, la docencia porteña lucha en unidad. ¡Lunes 26 de abril PARAMOS! Luchamos en unidad por: Por vacunación para toda la población, la docencia y trabajadorxs de la Educación Equipos y conectividad Carácter alimentario del salario”.

El sindicato de docentes privados SADOP estableció que sus afiliados trabajen desde la virtualidad: “El Sindicato, según marca su estatuto, cumple con sus funciones: representar a las/os docentes privados, asesorarlos legalmente, cuidar su salud y defender las fuentes laborales. Como organización sindical ponderamos la educación y la salud de las y los docentes, las y los alumnos y sus familias. Cumplimos la Ley para cuidar la salud de toda la comunidad educativa”.

Noticias relacionadas

No obstante, el Gobierno porteño defiende la presencialidad y asegura que los establecimientos escolares son lugares seguros si se siguen los protocolos.

La ministra de Educación, Soledad Acuña, el fin de semana manifestó en un extenso hilo de Twitter: “La evidencia muestra que la educación presencial no es el principal promotor de los incrementos de casos de COVID-19 y que, cuando se aplican los protocolos de cuidado e higiene, ni estudiantes ni docentes están más expuestos al contagio que la población general”.

Agregó :”En cuanto a la evidencia local, a 60 días del comienzo de clases presenciales, podemos ratificar que las aulas no son un lugar de propagación: se registró apenas 1,29% de contagios y se positivizaron solo el 0,012% de los casos”.

El DNU presidencial que Ciudad no acata, al argumentar intromisión en la autonomía, establece suspensión de clases presenciales hasta el 30 de abril. Una vez concluida esta semana se espera que Nación implemente nuevas medidas restrictivas, ya que los contagios en el Área Metropolitana no hay disminuido al punto de generar menos presión en el sistema sanitario.