Convierten un convento de Villa Crespo en un hotel boutique

Está ubicado en Gurruchaga 1040 y ya tiene locales comerciales y oficinas.

La ex Casa San José, en Gurruchaga 1040 (entre Castillo y Jufré, Villa Crespo, Comuna 15) en julio reabrirá como un hotel boutique. El lugar que fue un convento de monjas ya tiene locales comerciales y oficinas. Está en la zona de outlets de las calles Castillo y Loyola.

Nélida Bosch, de la Congregación de Religiosas de San José, institución dueña del edificio neoclásico de 1945, dijo al respecto: “No hay vocaciones nuevas, no entran jóvenes, entonces las personas que estamos nos vamos poniendo mayores y no se puede continuar con todos las misiones”. Las monjas que quedaban se fueron al Gran Buenos Aires.

El frente de este edificio está protegido por la Ley porteña 5.094 de Edificios Catalogados. En su interior se pueden hacer modificaciones pertinententes. Sin embargo, se informó que el patio, donde hay árboles, plantas y un estanque, será un espacio común de acceso libre y gratuito.

Al bajar la cantidad de monjas, se hizo necesario saber cómo financiar el inmueble. El grupo de desarrollos inmobiliarios Mel Propiedades ofreció alquilar el lugar por 10 años, con la posibilidad de renovar por otra década. Es quien comercializa el emprendimiento.

Marina Mercer, la arquitecta que tiene a su cargo las modificaciones, dijo a La Nación: “Nosotros conocimos el edificio circunstancialmente. Estaba vacío, a veces lo intrusaban, entonces les hicimos una propuesta para transformarlo, porque el edificio es divino. El edificio no estaba en tan malas condiciones, pero sí abandonado. Y para ellas tenía un costo mantener un edificio vacío”.

“El barrio estaba creciendo mucho, pero hay mucha gente que viene a comprar y se va. La oferta gastronómica está del otro lado de Córdoba. Esto va a hacer que la gente se quede a pasear acá y eso va a ser positivo para todos, las propiedades se van a valorizar. Antes estaba cerrado, lo intrusaban, esto va a levantar la manzana y la zona”, dijo Juan Ignacio Mel, de Mel Propiedades.

La marca de zapatos Antes Muertas ocupa uno de los locales comerciales. Una de sus socias, Paula Pontiliano, explica: “Necesitábamos tener un espacio de oficina y showroom para que nuestras clientas nos puedan visitar y en donde nuestras empleadas puedan trabajar en equipo. Y la verdad es que visitamos decenas de oficinas comerciales, que eran todas iguales y aburridas, llegamos a Casa San José y nos enamoramos del espacio. Es algo totalmente diferente”.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: