Copa Libertadores: vecinos y comercios de Núñez están en alerta y cierran persianas por el partido en El Monumental

Habrá un operativo especial de seguridad, pero aun así muchos trabajadores deciden tomarse el día. Los vecinos procurarán no estar en las calles.

Vecinos y comerciantes de Núñez (Comuna 13) extreman las medidas de seguridad ante la final de la Copa Libertadores que disputarán River Plate y Boca Juniors este sábado en el estado Monumental.

“Nosotros no cerramos nunca. Ni el 1° de mayo, ni en las Fiestas. En otros Superclásicos hemos estado abiertos. Pero en esta oportunidad, vamos a cerrar. El sábado da miedo por la trascendencia que tiene el partido”, dijo el encargado de un restaurante del barrio de Belgrano, a pocas cuadras del estadio.

“Se sabe que va a haber un procedimiento especial. Va a haber más controles. Esperemos que no pase nada, que no rompan nada. Ese siempre es el temor que tenemos. Lo que pueda pasar después del partido”, contó a Ámbito Ana Paulesu, presidente de la Asociación Vecinal de Fomento Barrio River (MC).

“La última vez que River jugó de local tomaron medidas especiales, por ejemplo hicieron un cierre preventivo para los espacios verdes, como prueba para lo que será en éste. De todas formas, no percibo ahora la violencia que existió en otros momentos. Espero que no sea la calma que precede a la tormenta”, agregó.

Según Paulesu, el problema son los aledaños: “Ahí arrasan los ladrones, los punguistas, que aprovechan para venir. Hay cuadras que son caóticas, donde los trapitos hacen de las suyas y las víctimas son los vecinos, fundamentalmente gente desprevenida que no tiene nada que ver”.

Ese grupo de vecinos están reunidos en una asociación llamada Plan Alerta Núñez. Liliana Daloia, una de sus integrantes, comentó: “Cuando hay partidos o recitales, nos toman la calle. Se estaciona en cualquier lado, se sube a las veredas. La policía hace lo que puede, pero el problema es la Justicia. Ojalá que en el partido del sábado no pase nada. Muchos comercios cerrarán temprano, como mi caso (tiene una fábrica de pastas). Porque es posible que muchos que no puedan entrar a la cancha se la agarren con cualquier cosa. Durante los partidos se rompen autos para robar. Los trapitos cobran y se van. Los vecinos tenemos que guardarnos, no podés recibir visitas, por ejemplo”.

Trabajadores de un negocio de aberturas ubicado a pocas cuadras del Monumental dijeron: “Algún partido trabajamos, pero en este caso decidimos no abrir. Según tengo entendido, todos los negocios de la cuadra van a tomar la misma decisión”.