Cromañón: familiares piden expropiar el boliche, pero la justicia lo restituyó a uno de los condenados

Marcharán a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad. El edificio está cerrado y en la vereda hay un santuario.

La justicia restituyó el inmueble donde se produjo la tragedia de Cromañón, por la cual murieron 194 personas, a la empresa Nueva Zarelux SA de Rafael Levy, uno de los condenados por el incendio en Balvanera (Comuna 3). Sin embargo, los familiares y sobrevivientes marcharán el 30 de enero a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (Uspallata 3200, Parque Patricios, Comuna 4) para solicitar que el Estado porteño expropie el edificio de la calle Bartolomé Mitre, entre Ecuador y Jean Jaurés, y lo convierta en un sitio de memoria. También irán a la Legislatura porteña y darán una conferencia de prensa desde el frente del edificio, hoy convertido en un santuario con paseo público.

El fallo del Tribunal Oral Criminal 24 devuelve la titularidad del inmueble a la sociedad offshore creada en Uruguay cuya cara visible es el empresario Levy, condenado a cuatro años y medio de prisión por el siniestro en Balvanera. Estuvo preso en Ezeiza y ahora está en libertad condicional. Era quien alquilaba el lugar al gerenciador Omar Chabán.

No solo se devolvió el predio donde estaba Cromañón. También se incluyó el Hotel Central Park (ocupa los pisos de arriba del boliche), un estacionamiento (al lado), un kiosko y canchas de fútbol 5.

Se dijo que el lugar fue intrusado, que hubo robos en el hotel. Se llegó a denunciar que la custodia de la Policía Federal Argentina (PFA) lo usaba como hotel alojamiento. La Alameda hizo denuncias en este sentido.

“Queremos que el lugar no quede en manos de quienes provocaron lo que pasó en Cromañón”, le dijo a Infobae Miriam Araneda. Es madre de David Chaparro, que falleció en Cromañón y tenía 14 años. Ahora integra el grupo de familiares de Cromañón que vive en La Matanza.

“Nunca nos notificaron de que el lugar había sido restituido a la empresa y nuestro miedo es qué van a hacer. Mi abogada me dijo que en las inspecciones que se hicieron se veían cosas tiradas en el piso. Siempre las reclamamos y nunca nos las dieron. A nuestros hijos nos los entregaron desnudo pero sin sus pertenencias”, añade.

La última inspección judicial fue el 24 de abril de 2008, cuatro meses antes del inicio del juicio oral al gerenciador Omar Chabán, a los músicos de Callejeros, funcionarios del gobierno porteño y policías.