Cuatro personas a juicio por prostitución de menores y venta de drogas en Recoleta

Continúan las audiencias. Los ilícitos se habrían desarrollado en un local sobre la avenida Córdoba al 3.000.

El Tribunal Oral Federal N°5 de la Capital Federal juzga a cuatro acusados de prostituir a dos menores y vender estupefacientes con presunta complicidad policial en un local sobre la avenida Córdoba al 3.000, en el barrio de Recoleta (Comuna 2), límite con Balvanera (Comuna 3). Los hechos investigados acontecieron entre 2007 y 2008.

La principal sospechosa es enjuiciada como autora de dos hechos calificados como facilitación de la prostitución de una persona menor de 18 años. De acuerdo a la acusación, era la jefa y administradora de tres departamentos (“privados”) donde también se vendían y consumían estupefacientes en connivencia con la comisaría de la zona, informó el sitio oficial de los fiscales (Ministerio Público Fiscal de la Nación).

A la recepcionista de uno de los lugares se le imputa la participación necesaria en la facilitación de la prostitución de una de las dos víctimas, en tanto su rol consistió en recibirla en el lugar de explotación y asignarle clientes. La misma imputación recae sobre quien supervisaba los tres lugares administrados por la jefa de la banda. Además, se acusa a otras dos personas por haber comercializado estupefacientes en calidad de coautores, conducta que desplegaban en los departamentos, ya que -de acuerdo a la investigación- no solo vendían a los clientes sino que suministraban droga a otras mujeres que allí se prostituían, lo que constituía un mecanismo de control sobre ellas.

Las primeras audiencias tuvieron lugar el 7 y el 14 de marzo. En la segunda oportunidad declaró una de las víctimas, quien fue acompañada por Myriam Munné de DOVIC (Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas). En su relato explicó que fue prostituida cuando tenía 14 y 15 años, dato que se estima que la jefa de la banda conocía, puesto que ella misma se lo había manifestado y, a pesar de ello, “no tuvo ninguna reacción”.

La pesquisa se inició el 15 de mayo de 2008, a raíz de la denuncia de la Defensoría Zonal, que daba cuenta de que en un domicilio ubicado sobre la avenida Córdoba casi al 3000 se prostituían menores de edad y se comercializaban estupefacientes con la complicidad de la comisaría de la zona.

La víctima indicó que había tomado conocimiento del lugar a través de una publicación en un diario en el que decía “Se busca señorita”, junto con un número de teléfono. Durante la etapa de instrucción  expresó que ya había trabajado en varios lugares, pero el único en el que no la dejaban salir era el de avenida Córdoba. Detalló que en la recepción había un bar y tres recepcionistas. En cuanto a la dueña, dijo que se llamaba “Isabella”, que además tenía otros dos departamentos y un local de ropa interior.

Luego de una serie de tareas de inteligencia se ordenó el allanamiento en cuatro domicilios de Capital Federal, incluido el de la avenida Córdoba. Allí se logró el rescate de las dos víctimas menores de edad, la detención de la principal imputada, y se comprobó que en todos los lugares se ejercía la prostitución y que podía haber actividades vinculadas con el comercio de estupefacientes. La otra víctima también habría sido explotada por la imputada, pero en un local ubicado en la calle Suipacha al 600 (San Nicolás, Comuna 1).

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: