“De regreso a casa, quiero ser libre y no valiente”, la leyenda del #bancorojo en la Plaza Lucila Yaconis en Núñez

Ya hay bancos de este tipo en el Hospital Álvarez y en la Plaza Jacarandá de Palermo. Se sumará otro en la avenida Presidente Julio Argentino Roca, altura 575 – 523, entre las calles Perú y Bolívar.

Este este martes se inauguró la Plaza Lucila Yaconis, en Comodoro Rivadavia y Tres de Febrero del barrio porteño de  Núñez (Comuna 13). En este espacio verde además se fijó un banco rojo en símbolo de la lucha contra la violencia machista que lleva la leyenda “De regreso a casa, quiero ser libre y no valiente”. La frase fue elegida por la madre de Lucila.

En la Ciudad en el último tiempo se instalaron bancos rojos en espacios públicos para dar visibilidad a la lucha contra la violencia de género.

El primero se fijó en el Hospital Álvarez, en Flores (Juan Felipe Aranguren 2701, Comuna 7). La trabajadora social Elisa Mottini, miembro del Comité contra la Violencia de ese hospital, hizo la propuesta. En junio de 2018 se puso uno en la Plaza Jacarandá de Palermo (Comuna 14) en recuerdo de Ángeles Rawson.

En diciembre la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó la instalación de un banco de plaza rojo con la leyenda “En memoria de todas las mujeres asesinadas por quienes decían amarlas” en la acera impar de la avenida Presidente Julio Argentino Roca, altura 575 – 523, entre las calles Perú y Bolívar (Comuna 1). Es una donación del Sindicato Único de Trabajadores del Estado de la Ciudad de Buenos Aires (SUTECBA). La audiencia pública se hará el 31 de enero en el palacio legislativo de Perú 160 (Comuna 1).

En 2015, la Legislatura porteña aprobó un proyecto de ley de doble lectura elaborado por la entonces representante Raquel Herrero (PRO) para que este espacio verde de Núñez lleve el nombre de Lucila.

También se había aprobado la instalación de una placa con esta leyenda: “Lucila Yaconis (1986-2003). Como una niña de tiza rosada en un muro muy viejo súbitamente borrada por la lluvia. Homenaje de La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a 12 años de su muerte”.

La familia de Yaconis y los vecinos del barrio participaron en reuniones con autoridades de la Comuna 13 para la puesta en valor de este espacio verde. A mediados de 2017 pedían la nivelación del terreno donde está emplazado el mástil y las mesas con bancos, porque cuando llovía esa parte se anegaba. Pedían el arreglo de la cámara de seguridad y mejores juegos infantiles.

El hecho ocurrió el 21 de abril del año 2003: “Lucila quizás estaba pensando que la faltaba poco para cumplir los 17. Había ido al colegio, se había encontradco con su mamá, Isabel, y regresaba de la casa de su abuela”, se relata en el sitio oficial de Madres del Dolor.

“No era tarde, además siempre había cruzado el paso a nivel y nunca había pasado nada. También creía que esa zona de Núñez, al menos eso pensaba, no era muy insegura. Lucila Yaconis tenía 16 años cuando fue asesinada, luego de resistirse a un intento de violación en plena calle. Su cuerpo fue hallado en un terraplén de pastos altos junto a la vía del ferrocarril Mitre. Actualmente, a metros de ese lugar se encuentra una plazoleta que recordará a Lucila. El crimen aún continúa impune”, se agrega.

Isabel Yaconis y las Madres del Dolor son las promotoras del Banco de Datos Genéticos de Delincuentes Sexuales, para que en la justicia quede asentado un banco genético para cruzarlo en casos similares, lo que facilitaría enormemente la búsqueda de violadores y homicidas.