Declaran de Interés Cultural a un mural por la memoria en la Plaza Isidora de Liniers

Este espacio verde está en Caaguazú y Larrazábal. Fue por impulso de la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Liniers, Mataderos y Villa Luro, fundada en 1996. Desde entonces hace actividades sociales y culturales.

Este jueves la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires declaró de Interés Cultural y para la promoción y defensa de los Derechos Humanos al mural ubicado en la Plaza Isidora, en Caaguazú y Larrazábal, Liniers (Comuna 9), realizado por impulso de la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Liniers, Mataderos y Villa Luro. Fue un reconocimiento promovido por los legisladores Leandro Santoro y Andrea Conde (Unidad Ciudadana).

La Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Liniers, Mataderos y Villa Luro está compuesta por familiares, amigos, militantes, integrantes de asambleas, organizaciones barriales y vecinos de detenidos-desaparecidos. Surgió luego de la marcha del 24 de marzo de 1996, a 20 años del golpe militar.

Desde entonces la comisión hizo distintas actividades: plantación de árboles, colocación de placas, tres libros editados sobre historias de vida de los desaparecidos locales, murales colectivos.

La obra mural realizada en la Plaza Isidora contó con la participación de distintos artistas muralistas argentinos e internacionales. En julio de 2017 la Comisión inició una denuncia ante el Gobierno de la Ciudad  y la Comuna 9 por la instalación de un obrador en la plaza Isidora y como consecuencia de estos reclamos, la empresa reparó la pared donde existía el mural y donó pintura y pinceles para su reparación.

La reparación y recomposición la llevó adelante el  grupo de muralistas MAC (Muralistas Argentinos Contemporáneos).

Los legisladores autores de la distinción rescatan que gracias a la lucha de las y los vecinos se logró nombrar a la plaza donde están emplazados estos murales, “Plaza Isidora”, en honor a Camila Isidora Crego de Castello,  Madre de Plaza de Mayo y co-fundadora de la Comisión. La Ley que le da el cambio de nombre es la 4.677 sancionada el 12 de Septiembre de 2013, cuya autora fue la entonces legisladora Delia Bisutti.

Camila Isidora Crego de Castello fue una integrante e impulsora de la Comisión de la Memoria, la Verdad y la Justicia de Liniers, Mataderos y Villa Luro en 1996, una de las primeras comisiones de barriales sobre la memoria, verdad y justicia en la Ciudad. La misma fue fundada para mantener abierta la memoria y recordar a los compañeros desaparecidos de esos barrios en los años de la última dictadura militar, con una visión más localista. Isidora, conocía y sentía de cerca esta causa, era madre de Marcelo Castello, militante detenido-desaparecido el 4 de febrero de 1977.

“Ella, como muchas de las madres, llevó a cabo una lucha incesante frente a la adversidad, para hacerse oír y mantener la memoria activa, haciéndose eco de la ansiada búsqueda por la Verdad y la Justicia. Participó activamente en Madres de Plaza de Mayo y en Familiares de Detenidos y Desaparecidos por razones políticas. Asimismo, formó parte del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH). Miembro de la Iglesia Evangélica Metodista, siempre se encontró comprometida con las problemáticas sociales. Nacida en Junín, se mudó a Buenos Aires y desde tempranos años colaboró como voluntaria en el  Hospital de Rehabilitación Respiratoria “M. Ferrer”. Durante sus 92 años de vida fue una activa militante social y sobre todo en el movimiento ecuménico de Derechos Humanos. En esos años, nunca dejó de buscar a su hijo desaparecido, hasta que su salud no se lo permitió. En septiembre del 2003 Isidora Castello fallece sin conocer el verdadero paradero de su hijo Marcelo. Por pedido expreso de ella, sus cenizas fueron arrojadas al Rio de la Plata a la altura del Parque de la Memoria”, evocan los legisladores.

Deja un comentario