Desde el gremio docente ADEMYS advierten que no se puede “determinar la vuelta a clases de manera presencial” si los contagios siguen en alza

El Ministerio de Educación de la CABA anunció que pretende iniciar el 17 de febrero el ciclo lectivo 2021 con los estudiantes en las aulas, mediante protocolos sanitarios.

Jorge Adaro, secretario adjunto del gremio ADEMYS, dijo que no está garantizada la vuelta a clases de forma presencial en la Ciudad de Buenos Aires mientras continúe el aumento sostenido de los contagios diarios de Covid-19.

“El gobierno insiste con que las clases deben comenzar el 17 de febrero. Nosotros retomaremos las actividades el 8 de febrero y veremos cuál es el estado de situación en ese entonces para tomar una decisión y, si el escenario se agrava, no podremos determinar la vuelta a clases de manera presencial”, aseguró Adaro.

“Lo de las escuelas de verano es otra mentira del Gobierno de Larreta. Solamente le cambiaron de nombre a las colonias de vacaciones, no se va a desarrollar ningún tipo de actividad educativa”, aseguró el secretario adjunto ante Perfil.

Sobre el plan de vacunación, aseguró: “El Gobierno no se reúne con las organizaciones sindicales para discutir sobre el tema de vacunación y esto disminuye las chances de la presencialidad. Lo que sabemos sobre el tema, lo sabemos por los medios, no hemos tenido ningún tipo de acercamiento por parte de la ministra Acuña”.

El Ministerio de Educación de la CABA anunció que pretende iniciar el 17 de febrero el ciclo lectivo 2021 de forma presencial. En noviembre la ministra Soledad Acuña dijo: “Tenemos la experiencia de otros países que demuestran que las escuelas son lugares seguros. Volvemos a partir del 17 de febrero, sin vacuna y aunque estemos en medio de un rebrote. Para lo cual vamos a empezar la primera semana de diciembre un proceso de reconversión, para saber cómo nos imaginamos la escuela con distanciamiento social. Los docentes van a necesitar otro tipo de estrategias. Ya estamos trabajando con especialistas de educación y con el colegio de ingenieros, para ver cómo adecuar la infraestructura edilicia. También vamos a convocar a los directivos de las escuelas y a las familias, para pensar en este nuevo orden escolar. Trabajar en conjunto para que se pueda sanar el daño que le hicimos a los chicos en este año de aislamiento”.