Desde hace 12 años ANSES incluye a convivientes del mismo sexo como parientes con derecho a pensión

El Gobierno nacional realiza pagos que alcanzan a 19.741 personas.

La ANSES informó que cumple 12 años el pago a convivientes del mismo sexo como parientes con derecho a la pensión por fallecimiento del jubilado o jubilada, del beneficiario o beneficiario de Retiro por Invalidez o del afiliado o afiliada en actividad. Actualmente, se le paga esta prestación a 19.741 titulares, de los cuales 8085 son mujeres y 11.656 son hombres.

Este jueves 27 de agosto de 2008 se publicó en el Boletín Oficial de la República Argentina de la Resolución 671/2008, mediante la cual se incluyó a los y las convivientes del mismo sexo como parientes con derecho a la pensión.

“Para acceder al cobro, en el caso del cónyuge, se debe presentar la partida de matrimonio actualizada con fecha posterior al fallecimiento; en el caso del conviviente, demostrar cinco años de vivir bajo el mismo techo previo al deceso. Si tienen un hijo/a reconocido/a por ambos, ese plazo se reduce a dos años. Esta prestación también puede ser percibida por los hijos e hijas menores de 18 años, solteros/as, y por los hijos e hijas con discapacidad sin límite de edad que hayan estado a cargo del fallecido/a”, explican en ANSES.

El trámite puede realizarse a través de la modalidad de Atención Virtual en www.anses.gob.ar, o bien, de manera presencial en las oficinas con turno previo.

En el sitio Identidad y Diversidad se reflexiona: “Los incisos c) y d) del artículo 53 de la Ley 24.241 del 2008 establecen que en caso de muerte del jubilado, del beneficiario de retiro por invalidez o del afiliado en actividad, gozarán de pensión la y el conviviente. Después de reiterados reclamos administrativos, la ANSeS resolvió el 18 de Agosto de 2008 declarar a los convivientes del mismo sexo incluidos en los alcances del artículo 53 de la Ley 24.241 como parientes”.

“De esta manera les reconoce el derecho a la pensión por fallecimiento del jubilado, del beneficiario de retiro por invalidez o del afiliado en actividad del Régimen Provisional Público o del Régimen de Capitalización, que acredite derecho a percibir el componente público. Progresivamente se han ido reconociendo distintos derechos de las personas LGBT y, como consecuencia de ello, se ha ido modificando el criterio de la ANSeS para contemplar las necesidades que eventualmente requieren de su atención”, añaden.

Los considerandos de la Resolución de 2008 citan precedentes judiciales: “El Juzgado de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo de La Plata, se expidió a través del fallo de fecha 9 de marzo de 2005 en la causa “Y.E.A. c. Caja de Previsión y Seguro Médico de la Provincia de Buenos Aires” reconociendo el derecho a pensión de un conviviente del mismo sexo que el causante, dejando sin efecto las resoluciones administrativas por las cuales se había denegado la petición de pensión, ordenando a la Caja de Previsión para que se lo incluya como beneficiario del derecho a pensión por viudez”.

“En el Fuero Civil, la jurisprudencia también entendió que las uniones de hecho comprendían tanto a las uniones heterosexuales como a las uniones homosexuales. En efecto, se dijo que la unión de hecho es la unidad de convivencia alternativa al matrimonio, dentro de lo que se puede distinguir la unión heterosexual y la homosexual, teniendo ambas como caracteres comunes la estabilidad, la publicidad, la comunidad de vida o cohabitación y la singularidad (Civil y Comercial. San Isidro. Sala I, 8/6/1999, “D., J. A c V. V.E y otro”, LLBA, 1999-1071, en E.D, 184-555). Que el Juzgado Civil y Comercial y Minas Nº 10 de Mendoza, en el fallo dictado con fecha 20 de octubre de 1998 en la causa “A. A. s/información sumaria”, entendió que “no hay posibilidad de excluir de la caracterización de convivientes que se procuran ostensible trato familiar a los homosexuales, ya que cualquier diferenciación originada en la igualdad de sexo de los convivientes significaría una discriminación prohibida respecto de la misma caracterización otorgada a compañeros de parejas heterosexuales, toda vez que la ley de obras sociales no ha pensado otorgar el beneficio a convivientes por razón de los hijos, sino por la clara abstracción de la existencia de éstos…” (J. A. 1999-II-646 y en D.E., 180-246)”.

“La reforma constitucional del año 1994, ha incorporado tratados internacionales a sus disposiciones, otorgándole jerarquía constitucional, generando la modificación de muchas normas de orden interno, dado que éstas deben ser compatibles con los principios consagrados en dichos documentos internacionales. Que sobre la base del principio de la no discriminación en razón de la orientación sexual en el reconocimiento de los derechos, lo cual lleva a que se deba prestar particular atención en la aplicación de las normas internas que importen, literalmente, una inadmisible discriminación en razón de dicha orientación sexual”.