Dirigentes sindicales y legisladores presentes en la protesta de la Escuela Mariano Acosta contra los robos

Docentes, directivos y alumnos reclamaron mayor seguridad en la institución de Balvanera.

El reclamo de la comunidad educativa de la Escuela Mariano Acosta contra los robos registrados en los últimos días tuvo el respaldo de dirigentes sindicales y legisladores opositores. Como estaba previsto, el mediodía de este miércoles 17 de noviembre se llevó a cabo el abrazo simbólico para pedir al Gobierno de la Ciudad mayor seguridad en la institución situada en el barrio de Balvanera (Comuna 3).

La comunidad educativa, compuesta por alumnos/as, directivos, personal docente y no docente, exigió la “inmediata reposición” de las computadoras robadas y la entrega del material que no llegó en la pandemia. A su vez, instó al Ministerio de Educación porteño “que deje de desfinanciar la educación pública” en detrimento a la privada. En los discursos, cuestionaron a la Ciudad por su “falta de empatía y avasallamiento de los derechos de las instituciones públicas”, al tiempo que pidieron que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta “ayude a implementar medidas de seguridad, como que haya más caseros en la escuela”.

María Bielli, legisladora del Frente de Todos, fue una de las presentes para apoyar el reclamo. “El abrazo de hoy a la Acosta fue una muestra más de la fuerza de las comunidades educativas cuando se organizan para defender a la escuela pública”, indicó posteriormente en Twitter. Lo mismo hicieron representantes de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE).

“En los últimos años los nenes no recibieron las compus; las que usan quedan en la escuela y se comparten, con lo cual se entorpece el desarrollo tecnológico de la escuela”, sostuvo Valentina Herraz, exalumna de la escuela y mamá de un niño que cursa el 4 grado ante la agencia Télam. La misma indicó que los robos se replicaron en otras escuelas públicas similares, por lo que planteó que lo que sucede es un “ataque a nuestra comunidad educativa”.

Por su parte, Luisa Leguizamón, auxiliar de la escuela y casera desde hace 20 años, dejó saber ante la agencia oficial que el último domingo 14 de noviembre halló anomalías en la institución situada en Urquiza 277 al regresar de votar. “Al volver encontré papeles tirados arriba. Eso me llamó la atención y di aviso a las fuerzas de seguridad presentes, pero me dijeron que no se podían mover porque estaban custodiando las urnas, pero no la escuela”, relató. Recién al finalizar la jornada electoral se halló efectivamente cuál era el material robado.

Como informó Pura Ciudad, el robo incluyó a 12 computadoras y 32 netbooks, que se quitaron de las oficinas de la vicedirección de la Escuela Secundaria, del Rectorado y de la Secretaría. Según detalló la comunidad educativa del Mariano Acosta, las CPU eran utilizadas para almacenar disposiciones normativas, trabajo administrativo, cuestiones de organización escolar y pedagógica de los cuatro niveles de la ENS N°2 y del IES N° 2. En tanto, las 32 máquinas del Plan Sarmiento “son las únicas” con las que contaban para que los estudiantes de la escuela secundaria usaran dentro de la escuela.