Docentes denuncian los dichos de Acuña en el INADI y piden su renuncia

Hubo un comunicado de repudio al que han adherido las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, entre otras entidades.

Gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires criticaron los dichos de la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, quien habló de maestros ideologizados y pidió a las familias denunciar casos de “bajada de línea” a los estudiantes. La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) hará una denuncia en el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, Racismo y Xenofobia). El sindicato ADEMYS solicita la renuncia de la funcionaria.

Jorge Adaro, secretario adjunto de esta última entidad, dijo: “Fue un discurso fascista, pedimos la renuncia de la ministra de educación Soledad Acuña y desde Ademys llamamos a todos los sindicatos docentes a impulsar acciones en común”.

Un comunicado del gremio dice: “Acuña ha dado sobradas muestras de su desprecio por la docencia y la educación pública y ahora explicita su concepción totalitaria y antidemocrática. Esto es totalmente incompatible con el cargo que representa y las leyes que debería garantizar. Exigimos su renuncia”.

Por su parte, UTE emitió este comunicado: “Ante las declaraciones de la Ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, desde la Unión de Trabajadores de la Educación realizaremos una denuncia en el INADI . Una vez más el ataque y el llamado a la persecución de la docencia como mecanismo de disciplinamiento, que remite a los momentos más oscuros de nuestra historia. Una vez más la acusación de que “no enseñamos a pensar” sino que “adoctrinamos”. Una vez más la invitación a las familias a denunciar a lxs docentes “ideologizados” ante el Ministerio para que intervenga en la situación, instando a la persecución. La UTE denuncia a Acuña frente al INADI por sus declaraciones discriminatoria y a la ruptura del vínculo y la confianza con la comunidad pilares necesarios para motorizar la educación. Así mismo las enunciaciones de que “La raíz de lo sobreideologizado y de la militancia política en las aulas está en la formación docente” es un claro posicionamiento en torno a conformar un solo perfil el de un/a docente como abastecedor de contenidos que apunten a conformar de acuerdo a los sectores sociales de proveniencia cristalizaciones y acción reproductiva de las injusticias sociales”.

“Lo que para ella trajo la virtualidad es un verdadero panóptico de aula, lo que para nosotrxs acompañó a conformar son comunidades de aprendizaje más sólidas que pudieron vislumbrar el uso marketinero que la propia ministra quiso darle a las burbujas que dejaron en evidencia ser un dispositivo absolutamente irracional. Por otro lado, en una actitud discriminatoria, hizo referencia a que los estudiantes para docentes son “personas cada vez más grande de edad que eligen la carrera docente como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras”. No podemos tolerar que se hable así de las y los docentes de la Ciudad de Buenos Aires que enseñan con compromiso pedagógico, formación académica, revisión de las prácticas y amorosidad y ternura en la conformación de verdaderas comunidades de aprendizaje para la vida y cada día”.

Además, este lunes se hizo público un comunicado de repudio al que adhieren: Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S. Capital, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Matanza, Liga Argentina por los Derechos Humanos, Familiares y compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte, Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina.

El texto señala: “Los organismos de derechos humanos abajo firmantes repudiamos enérgicamente las declaraciones de la ministra de educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Soledad Acuña, contra quienes ejercen la docencia en nuestro país. Mientras como sociedad atravesamos una profunda crisis causada por el macrismo y agravada por la pandemia, hay sectores que no han dejado nunca de trabajar, esforzarse y sostener las tareas para garantizar derechos. Tal es el caso de las y los docentes. Por eso no podemos tolerar declaraciones agraviantes contra quienes a diario se ocupan de educar, pero también de enseñar solidaridad. Son quienes, como Sandra y Rubén, hacen su trabajo e incluso el que a veces no hace el Estado, como preparar algo caliente cuando hace frío o servir el pan porque el hambre no deja aprender. Son quienes salen a luchar con el guardapolvo blanco como bandera y hasta son perseguidos en una gestión de la Ciudad que se ocupó más por reprimirlos que por mejorar su situación2.

“La ministra habla de la importancia de enseñar a pensar, mientras estigmatiza a los docentes que trabajan y luchan por mejorar sus condiciones para formarse como actores partícipes de la educación y no como tecnócratas fuera de su historia. Instala la desconfianza sobre la tarea docente en las familias, como si padres y madres debieran cumplir una tarea de vigilancia sobre quienes han estudiado para enseñar, deslegitimando su labor. Incluso insta a la denuncia como en las peores épocas de nuestra historia”.

“Las palabras de la ministra lastiman a toda la sociedad y merecen más que unas disculpas. Instamos al jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta a tomar medidas, porque estas declaraciones no constituyen un hecho aislado: son la ideología con la que se piensan las políticas públicas de educación en la ciudad que más recursos concentra y que menos igualitariamente los distribuye.
La raíz del problema, muy por el contrario de lo que manifiesta la ministra, no está en la formación de los y las docentes, sino en no valorar su enorme tarea”.