Docentes porteños rechazaron 12% de aumento en tres cuotas sin cláusula gatillo

El sindicato porteño Ademys, uno de los más combativos, dijo que hay una “pérdida salarial que se arrastra año tras año”.

El sindicato porteño Ademys, uno de los más combativos, dijo que hay una “pérdida salarial que se arrastra año tras año”.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del Ministerio de Educación que dirige Soledad Acuña, ofreció este martes a los docentes porteños una suba salarial del 12%, a pagar en tres cuotas. Los sindicatos se mostraron en contra de la suma.

Esta oferta es a tono con los pedidos de Casa Rosada para que las paritarias en todos los sectores no sean mayores al 15%, en sintonía con la inflación oficial estimada por el Estado nacional. Es también para que la CABA cumpla con el Pacto Fiscal, asumido entre las provincias, la administración autónoma y el Gobierno nacional.

Ciudad propuso una suba en marzo del 6%, en agosto del 3% y en octubre del 3%. Está abierta la posibilidad de abrir una nueva negociación en primavera, dependiendo del rumbo de la inflación. No habrá, según la propuesta porteña, una cláusula gatillo, como pide la mayoría de los gremios, pero sí una “cláusula de revisión”.

El gremio Ademys, uno de los más combativos, rechazó la propuesta. “Las reuniones tendrán continuidad en la medida que el gobierno convoque, aunque el conflicto es inminente”, aclararon en un comunicado oficial.

“A menos de 10 días del comienzo de clases el Gobierno de la Ciudad convocó a la primera reunión gremial donde ofreció un 12% en tres cuotas que fue rechazada de plano por los sindicatos presentes. Ademys remarcó la pérdida salarial que se arrastra año tras año y el incumplimiento de la cláusula de actualización, teniendo en cuenta el nivel de inflación de los últimos tres meses habiendo cerrado la paritaria 2017 a la baja”, refirieron.

“Además el Gobierno propuso una suma fija por “capacitación” es decir, un salario diferido por mérito por única vez de $4.000”, sumaron. La secretaria adjunta del sindicato, Amanda Martín, destacó: “El Gobierno (de la Ciudad) quiere imponer un tope salarial para docentes y para el resto de los trabajadores, consagrando una nueva rebaja salarial y nos empuja a un conflicto. Queremos un blanqueo de las sumas en negro y un aumento real de 30% para toda la escala”.

Además del debate salarial Ademys expresó “a través de un pliego presentado de otros puntos salientes como infraestructura, condiciones de trabajo y el rechazo a las reformas educativas en el nivel secundario y superior”.

Al respecto la Secretaria señaló: “Dejamos claro nuestro planteo de rechazo al proyecto de Unicaba por el cual se liquidaría los 29 institutos de formación docente y la secundaria 2030 que ahora le suman un protocolo contra la protesta. Es un avasallamiento total”.

Eduardo López, secretario general de UTE, el gremio más importante, afirmó: “Lamentablemente esperamos una oferta similar a la que se dio en la Provincia de Buenos Aires”. “Siempre la Ciudad replica lo que sucede en Provincia”, dijo a Infobae. “En principio vamos a escuchar, pero estamos planteando un piso del 20%, más cláusula gatillo”, señaló.

En la Ciudad, el año pasado se acordó un aumento de 21,5% con cláusula gatillo contemplada para el período febrero 2017-enero 2018. Uno de los pedido de los gremios es que se “liquide automáticamente” la diferencia con la inflación, que fue de 25,7%. Dicen que aún no fue otorgada.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: